La variante de Trubia, pendiente de la prórroga del presupuesto regional

Química del Nalón, en la imagen, pagaría el 20% de la variante, mientras que el 80% restante saldría de las arcas del Principado, ahora en prórroga presupuestaria, y del Ayuntamiento. / PIÑA
Química del Nalón, en la imagen, pagaría el 20% de la variante, mientras que el 80% restante saldría de las arcas del Principado, ahora en prórroga presupuestaria, y del Ayuntamiento. / PIÑA

Oviedo afronta 2018 con varios proyectos y obras que afectan al modelo de movilidad del concejo en su apuesta por la sostenibilidad

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La negativa de Podemos de apoyar el presupuesto regional presentado por el gobierno del PSOE al no incluir la gratuidad de las escuelas de 0 a 3 años tiene efectos para Oviedo. Por ejemplo, en los 700.000 euros supeditados a esa aprobación para la residencia de ancianos de el Naranco. En cuestiones de inversiones en movilidad, por otro lado, la prórroga presupuestaria deja en el aire, hasta la firma de los créditos extraordinarios para hacer frente a obras, la licitación de los pliegos de la variante de Trubia, anunciada el pasado diciembre para este 2018.

La vicealcaldesa de la ciudad, Ana Taboada, en reciente conversación con este diario, instó a poner sobre el papel «lo que algunos han llamado inversiones ocultas», en alusión a la carretera de la que la empresa Química del Nalón financiará el 20%. Del otro 80%, el día en el que Ayuntamiento y Principado anunciaron el acuerdo, el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra, dijo eso: «Tendremos que ponernos de acuerdo».

Todo ello cuando la ciudad comienza este año con las esperanzas puestas en un cambio de modelo de movilidad más sostenible y ecológico. La propia variante trubieca vendría a solucionar un problema de contaminación -acústica y ambiental- acusado. A nivel de estudios, está en marcha la redacción del Plan de Movilidad Urbana Sostenible, contratado con la empresa Vectio y que el próximo jueves dará comienzo a la fase participativa.

Asimismo, los urbanistas García Oviedo y Fernández-Rañada han sido los adjudicatarios de la revisión del Plan General de Ordenación cuya primera misión será levantar un mapa topográfico «real» y con el detalle suficiente para que todas las actuaciones planeadas en la ciudad tengan, por lo menos, por dónde empezar.

Antes de Navidad, la junta de gobierno local dejó encima de la mesa la aprobación de los pliegos para la licitación de la remodelación del entorno del Campo de San Francisco. Será un nuevo concurso de ideas tras los de la reordenación del antiguo Hospital en El Cristo y el del bulevar de Santullano y en último término, pretende dulcificar la relación entre el coche y el peatón en el corazón mismo de la ciudad.

No solo desde el área de Urbanismo se piensa en la reducción de los atascos, creación de zonas peatonales y aparcamientos disuasorios. El mismo día que el alcalde Wenceslao López se reunió con Lastra para anunciar el 'bypass' de Química del Nalón, también desvelaron que habían encontrado un acuerdo para llevar hasta los túneles de Pando la futura conexión de la Ronda Norte en una apuesta por desahogar el tráfico en la rotonda de Luis Oliver.

Su previsión con este acuerdo es la de mejorar la movilidad en un barrio históricamente maltratado como Ciudad Naranco, tras la trinchera, primero, de las vías del tren, y después, preso del tránsito procedente de la expansión noroeste de la ciudad

Allí, el concejal de Urbanismo, Fernández del Páramo, prevé una vía rápida para dar salida a Las Campas y La Florida con la autovía de La Espina. Lo que se ha bautizado como la vía rápida de La Pixarra. Ambas actuaciones, en conjunto, servirán de punto de partida para negociar con el Ministerio de Fomento la redacción del proyecto para la circunvalación.

Hasta aquí planes y anuncios. Lo que se dice obra, con excavadoras y dineros en la cuenta de ejecución, están en marcha -tras dos años de retraso- las de la conexión de la AS-II con el HUCA y se prevén otras dos.

La reversión de la calle Goya en plena Ronda Sur en un bulevar, para lo que el Área de Infraestructuras presupuestó en noviembre de 2017, 925.000 euros. Por otro lado, el Ayuntamiento cuenta con 10, 3 millones de euros de fondos europeos a ejecutar hasta 2022 para el proyecto de reordenación de la antigua autopista A-66 y convertirlo en 'Bosque y Valle' , la idea de los arquitectos Eslava y Tejada que ahora está en fase de redacción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos