Servicios Sociales realojará a los cinco vecinos afectados por las lluvias en Trubia

Servicios Sociales realojará a los cinco vecinos afectados por las lluvias en Trubia
Daniel Fernández, Ricardo Fernández, Wenceslao López y Marisa Ponga, en la calle San Francisco. / MARIO ROJAS

Busca dos viviendas de emergencia para que residan en ellas hasta que se arregle el argayo del monte Nalón y las filtraciones de agua

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Los cinco trubiecos desalojados el domingo de sus casas por culpa de las lluvias torrenciales serán realojados en dos viviendas de emergencia. La Concejalía de Servicios Sociales, liderada por la socialista Marisa Ponga, está buscando para ellos dos pisos provisionales en los que puedan residir hasta que se arregle el argayo del monte Nalón, que da a la calle San Francisco, y las filtraciones de agua en la casa del barrio de Cataluña.

«Solo podemos entrar en nuestra casas para recoger nuestras pertenencias. No estamos autorizados a dormir aquí ante el temor de que haya nuevos desprendimientos de tierra», apuntó ayer Diego Fernández. Hace cuatro días tuvo que salir de su casa con lo puesto junto a su pareja e hijos. Un argayo amenazó con tirar abajo su vivienda en la calle San Francisco y desde entonces están durmiendo en el domicilio de unos familiares. «Mi mujer y yo llevamos cuatro noches en casa de madre y el resto de mi familia está en la de mi suegra».

También está pernoctando en casa de unos familiares Loli Segovia. El domingo por la tarde, el patio de su casa, frente al parque de Cataluña, se convirtió en una piscina y el torrente de agua derribó el muro de contención. «La jefa de Bomberos, Carmen del Prado, vino ayer a analizar cómo estaba el terreno y nos ha dicho que no podemos vivir aquí. El pozo que hay al lado de mi vivienda continúa lleno de agua y se siguen produciendo filtraciones», explicaba ayer por la tarde mientras recogía unos enseres. «Yo lo que quiero es que Servicios Sociales me dé un piso en Trubia porque aquí estoy al lado de mi familia», reclamó.

Regreso

Mejor suerte han corrido los otros dos trubiecos que el domingo fueron desalojados y que pudieron volver a sus casas el lunes. «Llevamos aquí dos noches. La primera fue difícil porque llovía y temíamos que volviesen a caer piedras pero la pasada fue mucho mejor», comentaba Octavio Fuertes, vecino de la casa 56 de la calle San Francisco.

Asimismo, informó de que el Ayuntamiento enviará el viernes «dos operarios para ayudarnos a limpiar el lodo» que hay en el patio. «Hemos hablado con el edil de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, y se ha comprometido a que unos operarios nos ayuden con estas tareas».

Por otro lado, el parque de Cataluña y el camino del monte Nalón ya están limpios y ayer los técnicos de FCC eliminaron los restos de las inundaciones del domingo que quedaban en la calle San Francisco. Poco a poco, Trubia intenta recuperar la normalidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos