Vecinos de El Antiguo piden el cierre del bar sancionado por consumo en la calle

La asociación vecinal lleva años luchando contra «los incumplimientos de las ordenanzas» de los hosteleros

R. A.OVIEDO.

Los miembros de la asociación vecinal del Oviedo Antiguo están cansados, dicen, de ver a los clientes del bar Jamón, Jamón consumiendo en mitad de la calle y piden a la Concejalía de Urbanismo y Seguridad Ciudadana que ordene el «cierre definitivo del establecimiento» si esta práctica sigue repitiéndose, indicaron a través de una nota de prensa.

Estas declaraciones se producen después de que el Juzgado de lo Contencioso número 2 haya multado al establecimiento con 3.000 euros por incumplir la ordenanza de Convivencia Ciudadana al sacar los clientes bebidas alcohólicas a la calle. Esta sentencia, además, avala el expediente sancionador abierto por el Ayuntamiento hace un año y respalda el esfuerzo que la Policía Local ha hecho durante todo este tiempo.

El presidente de esta entidad, Juan García, también mostró ayer su rechazo a que la calle Ramón y Cajal, donde esta úbicado este negocio, sea peatonalizada. «Esta petición es cínica y muestra que no tienen vergüenza», valoró. Asimismo, criticó que un bien público, como es esta arteria de la ciudad, pase a ser «un añadido» del bar solo porque un hostelero lo solicita: «Lo que quieren es convertir una molestia en un negocio personal sin invertir un solo euro».

La asociación vecinal del Oviedo Antiguo lleva años luchando contra «los incumplimientos de las ordenanzas» de los hosteleros. Sin ir más lejos, se opone a que haya música en directo en los bares y a la última modificación del reglamento municipal de terrazas.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos