Los vecinos anuncian las primeras alegaciones a la modificación de las líneas de autobús

El técnico Adolfo Onís y la concejala Ana Rivas, con un mapa de la nueva línea R, ante vecinos en el Auditorio. / PIÑA
El técnico Adolfo Onís y la concejala Ana Rivas, con un mapa de la nueva línea R, ante vecinos en el Auditorio. / PIÑA

La edil Ana Rivas reconoce que la línea rápida, entre el Espíritu Santo y El Cristo, es «estrambótica», pero «si funciona, será la bomba»

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

La concejala de Servicios Básicos, Ana Rivas, se reunió ayer en el Auditorio con representantes de las asociaciones de vecinos para presentarles la propuesta de modificación de diez de las trece líneas de autobús urbano. Parecía un asunto casi de trámite, incluso la edil llegó al encuentro asegurando que «el movimiento vecinal clarísimamente acepta» los cambios planteados el Ayuntamiento, pero en el transcurso de la reunión revivieron discusiones habidas en los veintidós encuentros anteriores para diseñar el nuevo mapa. De momento, dos asociaciones, las de Olloniego y Villafría, anunciaron alegaciones.

Carmen Barbosa, presidenta de la Asociación de Vecinos de Olloniego, mostró su malestar por que «Olloniego solo tenga una parada para un pueblo de un kilómetro de largo» y aseguró que reclamará sobre la línea L (Trubia-Tudela Veguín). Además, denunció que existe un problema de seguridad por dificultades en la carretera y porque el trayecto «pasa por la cubierta de un río que se puede hundir». Por último, recordó una «reclamación desde hace seis años»: que el autobús prolongue su recorrido para atender a los vecinos de La Mortera.

Rivas replicó que la solución para La Mortera se dará a través de taxis-lanzadera por dificultades económicas y, sobre los problemas de seguridad puntualizó que la línea «se supone que tiene todos los beneplácitos» obtenidos durante la reorganización del mapa de transporte en 2014. «Tomamos nota», concluyó.

El otro punto de fricción vino con la línea F, la circular del HUCA, que añade dos paradas en Villafría para conectar en una de ellas con la línea J (Otero-San Claudio). El presidente de la asociación de Vecinos de Villafría, César González, demandó que la parada de conexión esté junto a la rotonda de Velasquita Giráldez, «como habíamos quedado», para estar más cerca de Purita de la Riva, estación de la línea J. A ello le replicó Adolfo Onís, técnico municipal -sin cuya incorporación habría sido imposible todo el proceso, aseguró Rivas- que debía llevarse más arriba «por un motivo de seguridad vial».

La edil anticipó que la línea F «seguramente tendrá alegaciones». Se encuentra «superajustadísima en tiempo» por lo que no fue posible incluir la zona de Prados de la Fuente en el recorrido de la F1 y a duras penas se logró en el caso de la F2. «A lo mejor produce problemas por el tráfico en la zona de Ciudad Naranco, no por la línea en sí», subrayó Rivas. Javier Fernández, vicepresidente del Distrito 2, consideró que la F2 «es inviable», aunque no presentará alegaciones porque «por una vez el tripartito ha hecho caso a las asociaciones en todas las peticiones». No obstante, sugirió que el autobús debería salir del barrio por la rotonda de Luis Oliver, «casi directo al hospital», y no por Nicolás Soria.

Rivas también presentó la nueva línea rápida, que circulará desde el polígono del Espíritu Santo hasta las Facultades de El Cristo los días laborables, saliendo desde las 6.40 hasta las 22.10 horas cada 30 minutos. La munícipe reconoció que es «experimental», que hay que ajustar el tiempo de recorrido para intentar dejarlo en 50 minutos y que «es una línea un poco estrambótica», pero «si funciona puede ser la bomba» y un modelo para futuras líneas.

Algunos vecinos le plantearon a Rivas que un autobús articulado (se retirarán cuatro de la línea C para la rápida) difícilmente puede circular por el entorno de Llamaquique. «No es operativo», sentenció Ismael Fernández, de Pumarín, que además es trabajador de TUA desde hace 29 años. Vaticinó que la nueva línea no podrá absorber bastantes viajeros de la actual C, la más utilizada, cuyos «refuerzos por la mañana van a tener que seguir».

El futuro

La entrada en vigor de la reordenación de las líneas, prevista inicialmente para agosto, continúa sin fecha oficial, aunque no parece que vaya a ser antes de que concluya el verano, a juzgar por los trámites legales precisos y la campaña informativa que quiere realizar el Consistorio antes de la implantación.

En primer lugar, es necesario publicar el anuncio de la modificación, cuyo desarrollo ya se ha publicado en la página web del Ayuntamiento y en el Boletín Oficial del Principado de Asturias, algo que Rivas espera que se produzca «lo más pronto posible». A continuación, se abre un plazo de veinte días hábiles para alegaciones. Después, el Consistorio debe resolver cada una que se presente, por lo que la cantidad y la complejidad de las protestas determinará cuánto se alargará la puesta en marcha de las nuevas líneas.

Temas

Tua, Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos