Vecinos de Las Campas denuncian la presencia de jabalíes, ratas y topos

Destrozos causados por los jabalíes en la carretera de La Florida a Las Campas. / PABLO LORENZANA.

Los suidos dejan huellas de su paso en la carretera que conecta el barrio con La Florida y también en el entorno del Parque del Oeste

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Jabalíes, ratas y ahora, topos, «junto al supermercado, hasta en los portales de la calle Teverga y por todos lados». Esta es la situación en la que se encuentran a diario los residentes del barrio de Las Campas, según denuncia la tesorera de la asociación de vecinos, Ana Boullosa.

A partir de las nueve, relata, los suidos salen y remueven la tierra: «El vial que va de Las Campas a La Florida, en la zona ajardinada, todo lo escarban». Ya «son de la familia. No te embisten, ya están civilizados», ironiza Boullosa. Pero cuando viene la Policía «escapan y tiran hacia la parte alta, a San Lázaro de Paniceres».

La dirigente vecinal expone que los jabalíes llevan causando problemas «todo el año» y que, además, desde hace tres meses se les han unido roedores. «Hay una plaga de ratas de todos los tamaños, medianas y grandes. En los parques van a comer lo que dejan los niños, a las tres de la tarde, cuando no hay nadie», asevera Boullosa. Y todavía hay otro animal más: «Topos, que nunca en mi vida los vi».

Esta representante de la asociación de vecinos cuenta que puso los hechos en conocimiento del alcalde. «Me dijo que ya se había echado raticida, pero están en los portales», lamenta.

Los suidos también han llegado recientemente hasta las cercanías del estadio Carlos Tartiere y hasta el Parque del Oeste, lugar en el que remueven la tierra «de continuo», según afirma Covadonga Martínez, habitual de este espacio verde. «Se culpa a los dueños de perros sin hacer diferencia y los jabalíes campan a sus anchas por la zona. Cualquier día una persona o un perro pueden llevarse un susto gordo», asegura.

De manera periódica, la Guardia Rural del Principado realiza batidas, fuera de la zona urbana, para controlar la superpoblación de jabalíes, que en Las Campas comenzaron ya en junio del año pasado. No es fácil, sin embargo, controlar a estos huidizos animales. Entre marzo y diciembre del año pasado, la Guardia logró abatir a cuarenta y dos ejemplares.

Fotos

Vídeos