Luz verde para las Casas del Cuitu

Las Casas del Cuitu, uno de los edificios más emblemáticos de la calle Uría. / A. PIÑA
Las Casas del Cuitu, uno de los edificios más emblemáticos de la calle Uría. / A. PIÑA

La Concejalía de Urbanismo aprueba el proyecto básico de reforma del Grupo Masaveu | El Ayuntamiento obliga a la propiedad a contratar un estudio tras detectar «deficiencias» en el inmueble que afectaban a la «seguridad pública»

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El desenlace para conocer el futuro de las Casas del Cuitu de la calle Uría está más próximo. La Concejalía de Urbanismo ha dado luz verde al proyecto básico de reforma presentado el pasado mes de marzo por la propiedad, el Grupo Masaveu, que se hizo con este emblemático edificio en 2002.

El inmueble albergó locales comerciales en sus bajos y viviendas particulares. La propiedad tuvo que llegar a un acuerdo con todos ellos para su desalojo, finalizado en 2012. Desde entonces, sucumbió a un abandono paulatino que puso en alerta al Ayuntamiento. «En febrero enviamos un escrito al Grupo Masaveu en el que le notificamos una audiencia por deficiencias en el inmueble ante la falta de conservación», explicó el concejal de Urbanismo, Ignacio Fernández del Páramo.

EL EDIFICIO

Año de construcción
Entre 1913 y 1917.
Historia
Fue el resultado de una inversión que realizó el indiano José Santullano, apodado 'El Cuitu'.
El propietario
Cuentan que Santullano fue un cantante de ópera que se retiró a Oviedo e invirtió su fortuna en este proyecto. Se arruinó y saldó sus deudas con el traspaso del inmueble al Banco Herrero.
Los Masaveu
La antigua Propiedad Urbanas S. A., hoy Grupo Masaveu, compra las Casas del Cuitu, en una subasta por 9 millones de euros, al Banco Herrero.
El litigio
La propiedad intentó declarar en ruina el inmueble pero el Ayuntamiento desestimó la petición. El desalojo del edificio terminó en 2012. Desde entonces, permanece vacío, a la espera de una remodelación. Está incluido en el Inventario de Patrimonio.

El estudio realizado por los técnicos municipales reveló que «tenía posibles patologías que podían afectar a la seguridad pública», especificó el edil. Al tratarse de un inmueble de interés singular, está catalogado con una protección integral en el Inventario Patrimonial Cultural de Asturias. El Ayuntamiento obligó a la propiedad a realizar un estudio previo para acometer las tareas de mantenimiento y conservación de la fachada, los aleros y demás elementos escultóricos que conforman este inmueble diseñado por el arquitecto Ulpiano Muñoz Zapata, cuya construcción se inició en 1913 y finalizó en 1917.

Fue en marzo de este año cuando el Grupo Masaveu presentó el estudio y ya ha recibido el visto bueno. Se trata del proyecto básico de reforma. Una primera fase para iniciar las obras de rehabilitación, que aún no tienen permiso. «Lo que hemos aprobado es una primera fase previa a la siguiente, que sería la de ejecución», matizó el responsable de Urbanismo del Ayuntamiento.

El proyecto básico de reforma sirve para conocer los detalles de cómo se encuentra la parte arquitectónica del edificio, su diseño interior y si cumple con la normativa básica de Urbanismo, como es la habitabilidad del inmueble. El siguiente paso también corre a cargo de los propietarios del edificio. Se trata del proyecto de obra: «Esta segunda fase la estudiaremos cuando nos entreguen el proyecto», avanzó Fernández del Páramo. Es el grueso para lograr el desbloqueo definitivo de un edificio desalojado de comercios y de inquilinos. «Cualquier planteamiento de que este inmueble vuelva a tener vida siempre será mejor que estar vacío», apuntó el edil.

Del esplendor al abandono

Las Casas del Cuitu, entre los números 27 y 29 de la calle Uría, fueron construidas con una inversión que realizó el indiano José Santullano, 'El Cuitu'. De estilo Modernista, están catalogadas dentro del Inventario Patrimonial Cultural de Asturias, por lo que cualquier actuación en ellas deberá de contar con el permiso de la Consejería de Cultura.

Fue en el año 2002 cuando la inmobiliaria Prusa (Propiedades Urbanas, S. A .), del Grupo Masaveu, compró al Banco Herrero, en una subasta, el emblemático edificio por nueve millones de euros. Comenzó así una batalla en los tribunales contra el Ayuntamiento. La propiedad solicitaba la ruina técnica o económica del edificio. Un interés que chocaba de frente con los inquilinos, que defendían la buena salud de los inmuebles.

El Ayuntamiento desestimó la petición y en 2007 notificó a Prusa que debía abonar 255.000 euros por las obras que los servicios municipales iban a desarrollar en el edificio, para subsanar diversos desperfectos. Sin argumentos con los que exigir la salida de los inquilinos, Prusa comenzó a negociar con los que quedaban. Fue en 2012 cuando desalojaron a todos los bajos comerciales y los últimos inquilinos, de renta antigua, abandonaron sus hogares. Desde entonces está sin uso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos