«La SOF vivió uno de sus momentos más álgidos con Pedro Obegero»

A la izquierda, las hijas de Pedro Obegero junto a su viuda en el funeral en San Juan / PABLO LORENZANA
A la izquierda, las hijas de Pedro Obegero junto a su viuda en el funeral en San Juan / PABLO LORENZANA

Familiares y amigos llenan la basílica de San Juan para despedir al que fue edil en los años setenta y que perteneció a una generación «irrepetible»

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

«Sería imposible describir a mi abuelo. Era una persona única e inigualable, generosa, buena, recta y un poco cabezón». Carmen Fernández-Ladreda, nieta del fallecido Pedro Obegero, el que fuera concejal y presidente de la Sociedad Ovetense de Festejos (SOF), socio fundador del Club de Tenis y presidente de la Federación Provincial de Pesca Deportiva, emocionó ayer con su discurso a la abarrotada basílica de San Juan el Real.

Numerosos amigos y compañeros arroparon a la familia en la despedida a Obegero, fallecido el martes a los 93 años. «Algunas personas le llamaban 'Obe' y otras don Pedro. Cuando los viernes salíamos en Tapia de Casariego siempre nos despedíamos de él con 'hasta luego, güelu'», añadió su nieta.

Dos sentimientos se entrelazaron durante el funeral: tristeza porque «Oviedo ha perdido a uno de sus referentes» y gratitud por su larga trayectoria empresarial, social y política. También estuvo muy presente su amor por Tapia de Casariego, la villa del Occidente asturiano donde pasaba los veranos con su mujer, Palmira García-Pajares, sus cuatro hijas (Lola, Tere, Cova y Marga, sus yernos (Javier, Hilario, José María) y sus ocho nietos (Silvia, Lucía, Carlota, Brezo, Inés, Pedro, Arturo y Carmen).

Esta última despedida estuvo plagada de anécdotas. El párroco de la basílica de San Juan, Javier Suárez, contó que durante uno de sus ingresos en el Centro Médico, Obegero le relató una discusión con el párroco de la localidad marinera: «Pedro había comprado una imagen y quería ponerla en un lugar determinado de la iglesia. El cura le dijo que no que se colocaba donde él quería. A pesar de este desencuentro, ahora me los imagino dándose un abrazo», comentó con cariño Suárez.

«Pieza fundamental»

Los conocidos de Obegero destacaron también que era «una persona muy trabajadora». Tanto, que durante sus cuatro años al frente de la SOF «la institución vivió uno de los momentos más álgidos y consiguió llegar a los 30.000 socios», elogió el exedil popular Jaime Reinares. Su actual director, Javier Batalla, comentó que el fallecido había sido «una pieza fundamental», ya que con él se hicieron diferentes gestiones que llevaron a la sociedad a vivir setenta años, y que le preocupaba su futuro. «Deseaba que con el cambio en los festejos que va a ver el próximo 1 de enero, esta sociedad no desapareciese». También pedía que los trabajadores siguieran formando parte «del Ayuntamiento».

Por su parte, el diputado regional del Partido Popular José Agustín Cuervas-Mons destacó que Obegero era una «persona buena y cariñosa», que ayudó a los demás en Proyecto Hombre y un gran conversador. «Perteneció a una generación que es irrepetible», valoró.

Tras el funeral, sus restos mortales fueron enterrados en el cementerio de El Salvador. El próximo domingo, a las doce de la mañana, se celebrará una misa, también en la basílica, en su memoria.

Temas

Sof, Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos