«No podemos contratar, pero nos obligan vía judicial a admitir a cien», lamenta el alcalde de Oviedo

«No podemos contratar, pero nos obligan vía judicial a admitir a cien», lamenta el alcalde de Oviedo
El alcalde de Oviedo, Wenceslao López. / EFE

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Es la 'ley Montoro' al revés. No podemos contratar una persona, pero vía judicial nos obligan a contratar a cien». Así valoró ayer el alcalde, Wenceslao López, la sentencia judicial que obliga al Ayuntamiento a subrogar a los cuatro trabajadores que venían prestando servicios en el cibercentro de La Lila en virtud de un convenio con la asociación sin ánimo de lucro de Amigos de Internet entre 2003 y 2017.

El Consistorio, ante los reparos presentados por la Intervención al convenio el año pasado, decidieron sacar a concurso el servicio, si bien especificando que la nueva concesionaria debía conservar al personal ya existente. Con todo, los trabajadores, asesorados por Federico Fernández Álvarez-Recalde, el mismo abogado que logró que tuviera que admitirse como municipales a los empleados de La Auxiliar de Recaudación, demandaron al Ayuntamiento y ganaron. El equipo de gobierno optó entonces por subrogarlos en lugar de echarlos e indemnizarlos con entre 20.000 y 25.000 euros.

«Como he dicho una y mil veces», reflexionó el regidor, «hay una ley nacional que impide que los ayuntamientos puedan contratar personal, a pesar de que tengan dinero suficiente». A ello se suma que Oviedo presenta «carencias importantes» de plantilla: «Tiene la mitad de personal que otros consistorios, llámense Santander, Gijón, Vigo... Pero la mitad es mucho más que la mitad, porque cuando tienes uno, la mitad es nada. Eso es importante».

El alcalde señaló que, además, «hay otra legislación que cuando yo trato de legalizar un contrato como el de La Lila, que era un convenio irregular y se había concedido a dedo a una asociación amiga, viene la Justicia y me dice que tengo que hacerme cargo de los trabajadores que había allí». Una situación que, a juicio de López, dificulta su labor: «Con esta legislación, administrar lo público es casi imposible, yo diría un milagro». Así, una vez más, reclamó un cambio en la normativa, porque «se ha hecho una legislación para acabar con lo público. Como persona responsable y que ama lo público trato de gestionar, pero milagros no».

En la presentación del nuevo centro de día de Aldeas Infantiles, el alcalde describió la situación como «de desasosiego». «Tenemos capacidades limitadas, lo estamos sufriendo. Cobramos impuestos a la ciudadanía y no podemos devolverlos en forma de servicios con la celeridad suficiente».

Sobre este asunto también se pronunció la portavoz de Somos, Ana Taboada: «Montoro no nos deja contratar personal , así que por un lado mantenemos el empleo y existe la posibilidad de convocar las plazas en un futuro. Creemos que es la mejor opción para mantener el servicio público», valoró positivamente Ana Taboada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos