Qué cambios se producen en los pechos durante el embarazo

Qué cambios se producen en los pechos durante el embarazo

El embarazo causa una serie de cambios corporales, y el aumento del tamaño y sensibilidad de las mamas son dos de los primeros indicadores de un embarazo. Para cuidarlas y procurar una buena lactancia, 8 consejos sencillos

LINDA ONTIVEROSMadrid

El aumento y la hipersensibilidad de los pechos son dos de las primeras señales del embarazo, que indican que los cambios corporales comienzan a producirse para permitir el desarrollo del bebé. «Las mamas incrementan su tamaño rápidamente durante las primeras 8 semanas y después a un ritmo contante, llegando aumentas del 25-50%», explica Gema Pulido Pascual, matrona experta en lactancia materna del Hospital General de Villalba. «Para ello interviene la prolactina que, desde las primeras semanas de embarazo, empieza a elevarse y a preparar las glándulas mamarias para la lactancia. En el quinto o sexto mes de embarazo, la mama comienza a fabrica pequeñas cantidades de leche».

Otros cambios son el aumento y oscurecimiento de los pezones y areola, debido a las hormonas que afectan a la pigmentación de la piel para que sea lo primero que vea el bebé al nacer; el aumento de las venas azuladas a lo largo del pecho, debido al aumento de suministro de sangre; surgimiento de glándulas pequeñas en la superficie de a areola, que son los llamados tubérculos de Montgomery; posible desarrollo de estrías gravídicas, y secreción de calostro a partir de la semana 20.

Sin embargo, después del parto hay cambios que, si aparecieran, deben ser vigilados, como dolor en el pezón, grietas, ingurgitación y mastitis. «Son las principales dolencias que se pueden dar y cada una de ellas habría que tratarla de manera individual y por personal especializado en ello», indica Pulido Pascual. «Pero a nivel general, las madres tienen que estar muy pendientes de que la succión no debe de ser dolorosa, que el pecho no enrojezca ni esté inflamado, ni que exista fiebre que, en casi todos los casos, es síntoma de mastitis. En todo caso, los pechos se tratan una vez que se produce el nacimiento, pues antes no es necesario».

Para un cuidado adecuado del pecho durante el embarazo y la lactancia, la experta recomienda:

1. La única higiene que necesita el pecho materno es la que se realiza con la ducha diaria, por lo que no es necesario lavar los pechos con jabón después de cada toma.

2. Evitar el uso lociones o cremas corporales para preparar el pecho, ya que es falso que eviten la aparición de grietas en la lactancia.

3. Asegurarse que antes de las dos horas de nacido, el bebé logre un buen enganche al pezón, lo que repercutirá en el éxito de la lactancia a largo plazo.

4. Evitar la extracción con sacaleches los primeros días. La extracción manual es más recomendable.

5. En el caso de dolencias o heridas en el pezón, usar aceite de oliva. «Está teniendo muy buenos resultados, aunque no hay muchos estudios sobre ello», asegura Pulido Pascual. «Detrás de un problema de lactancia, siempre hay un mal enganche o una mala colocación del bebé».

6. Seguir una alimentación sana, equilibrada y variada, rica en verduras y fruta, consumiendo abundantes líquidos.

7. Evitar fumar y beber alcohol.

8. Completar la dieta con el suplemento farmacológico de yodo, tanto en el embarazo como durante la lactancia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos