El Comercio

Mucho más que frikis

Cosplayers participantes en la edición de Expotaku del pasado año.
Cosplayers participantes en la edición de Expotaku del pasado año. / Jorge Peteiro.
  • Expotaku abre hoy sus puertas en el recinto ferial Luis Adaro. Es la cita anual con la cultura japonesa, en la que los cosplayers son los grandes protagonistas

Son las reinas y los reyes de cualquier evento dedicado a la cultura del entretenimiento en sus múltiples manifestaciones: animación, series míticas, videojuegos... Frikis para los profanos y constructores de sus propios personajes favoritos para los devotos, los cosplayers nunca pasan desapercibidos. Este ‘finde’ es suyo en la sexta edición de Expotaku que se celebra en el recinto ferial Luis Adaro de Gijón desde hoy y hasta el domingo, el gran festival de la cultura nipona, un escaparate en el que convergerán manga, anime, videojuegos y juegos de mesa, entre otras cosas. Seis de ellos muestran al personaje real que se esconde bajo sus máscaras y disfraces.

En el pabellón central de la Feria de Muestras comienzan los preparativos para la instalación de Expotaku y, con puntualidad nipona, a la hora de la cita, aparecen media docena de practicantes del cosplay.

Algunos vienen ya con su personaje puesto, otros pasarían inadvertidos como cualquier chica o chico de su edad y, en apenas unos minutos, se transforman por completo para la sesión fotográfica. Vienen de Oviedo, Bimenes o de la misma ciudad que acoge el festival de cultura popular japonesa, rondan la veintena y, con distintos bagajes formativos o profesionales, comparten idéntico entusiasmo por dar cuerpo y vida a seres de ficción.

Para el gijonés Diego Fontériz, 21 años, el cosplay consiste básicamente en hacer posible ese milagro: «Me atrae la posibilidad de traer al mundo real cosas que no existirían en él».

Para este estudiante de Ilustración en la Escuela de Arte de Oviedo, la confección del traje y los complementos forma parte del juego y él mismo ha fabricado los del personaje con el que se presenta: un Titán de la serie ‘Destiny’, caracterizado por su armadura, su espada y su máscara-casco.

Blanca Fernández, 22 años, también es autora de sus propios disfraces y una de las cosplayers con más experiencia, ya que a los quince años empezó su afición ha llegado a realizar una treintena de personajes.

A falta de una asignatura para concluir sus estudios de Filología Clásica, esta joven de Bimenes admite que el universo de la fantasía manga tiene poco que ver con su carrera académica: «Esa la que me he pasado el tiempo traduciendo y traduciendo sin parar. Seguramente, lo menos cercano al cosplay».

Para la ocasión ha elegido el personaje de Sakura de la serie de animación ‘Tsubasa’: «No me identifico con su carácter para nada, aunque me atrae estéticamente».

De izquierda a derecha y de arriba abajo, Andrea Lueña, David Suárez, David Calzada, Diego Fontériz, Lorena Megido y Blanca Suárez.

De izquierda a derecha y de arriba abajo, Andrea Lueña, David Suárez, David Calzada, Diego Fontériz, Lorena Megido y Blanca Suárez. / Paloma Ucha

De la misma serie se ha vestido su amiga Lorena Megido, 29 años, con el personaje masculino de Xiaoran. Ella es otra de las veteranas del Expotaku gijonés, en cuyas primeras ediciones trabajó como coordinadora.

Su perfil personal tampoco se corresponde con el de alguien vinculado profesionalmente a la industria del ocio. «Estudié Agraria y ahora mismo trabajo como jardinera», cuenta esta fan de la cultura nipona «desde siempre». «Aunque no me decidí a participar como cosplayer hasta hace apenas un par de años», reconoce.

El más joven de los reunidos, David Calzada, 19 años, ha elegido a Quote, de ‘Cave Story’, para presentarse en el evento de este fin de semana.

La confección de su disfraz combina elementos originales del personaje con elementos reciclados o adaptados por él mismo, entre los que no falta una mortífera arma de fabricación casera que da perfectamente el pego, como su conseguido look.

Menos amigo de las armas y los combates es su tocayo David Suárez, 22 años, que se siente más próximo a los roles de época, como el que viste de Kanon, con una estética que recuerda a la de los príncipes renacentistas.

«Prefiero la tela y este tipo de trajes a las armaduras», afirma, para evocar, acto seguido, su primer disfraz: «Me lo cosió mi abuela, ahora los hago yo». Y él mismo se sorprende: «¡Nunca me hubiese imaginado que iba a aprender a coser y ya ves!».

La ovetense Andrea Lueña, 24 años, licenciada en Historia del Arte, prefiere, como David, los personajes envueltos en cierta misteriosa elegancia como el de Caren Hortensia, de la serie ‘Fate Hollow Ataraxia’, que viste para la ocasión.

Como a sus cómplices de cosplay, a Andrea le gusta meterse en el papel de los personajes que más le han fascinado del mundo de la animación.

Desde hoy y hasta el próximo domingo, estos seis colsplayer no estarán solos en Expotaku, una cita que su creador, David Gaspar, trajo a Asturias por primera vez en 2011 y, así, desde entonces: «Siempre hemos vuelto encantados, porque el público gijonés y asturiano en general es muy participativo, como se podrá comprobar este ‘finde’».

Temas