El Comercio

Nuevo truco viejo trato

Monstruos y calabazas
  • Los niños son protagonistas de la fiesta, que en Gijón tiene su epicentro en el Botánico, en Oviedo en el Palacio de los Niños y extiende sus raíces por toda Asturias

La noche del lunes Asturias, como otros millones de barrios de la aldea global, se llenará de calabazas ahuecadas e iluminadas, disfraces más o menos terroríficos y voces que preguntan el ya consabido ‘¿Trato o truco?’. El Halloween que hoy conocemos es una creación de la industria del ocio transnacional promovida desde el mercado norteamericano y elaborada por su mayor factoría en este sector: Hollywood, en la década de los setenta del siglo pasado. Los orígenes de la fiesta son bastante más antiguos y nuestra tierra, como prácticamente toda la península ibérica y buena parte de la vieja Europa campesina, compartieron hasta fechas no tan lejanas esa celebración en torno a las cosechas del otoño y el comienzo del ciclo oscuro del invierno.

En 1978 el mítico realizador de Serie B John Carpenter ponía en las carteleras el filme ‘Halloween’, la semilla maldita de la que iban a surgir innumerables secuelas en formato cinematográfico o televisivo. Su acierto: tomar los elementos más característicos de una fiesta que había comenzado a celebrarse de forma masiva en los Estados Unidos a partir de la década de los locos años veinte y ponerlos al día adaptándolos a un género de enorme éxito popular con las producciones británicas de la Hammer y su director estrella: Terence Fisher, a finales de los cincuenta y proseguidas en la década siguiente por el norteamericano Roger Corman.

La tradición de celebrar Halloween (adaptación moderna del inglés arcaico ‘All Hallows’ Even’, literalmente: ‘Víspera de todos los santos’) la llevaron a los Estados Unidos los cerca de dos millones de irlandeses que emigraron huyendo de la gran hambruna que devastó la isla esmeralda a mediados del XIX. Ellos importaron también las calabazas talladas con una vela dentro y la costumbre de disfrazarse y salir a pedir golosinas o la voluntad por el vecindario de sus lugares de asentamiento en América para celebrarlo después en comunidad con el fruto de las donaciones.

Detrás de aquel Halloween de los emigrantes llegados de la verde Erín al país de las oportunidades, la versión actualizada de la Tir na Nog, el País de los Manzanos Eternos de sus mayores gaélicos, latía el corazón antiguo del Samain, la fiesta pagana que la religión de los druidas consagraba a agradecer las cosechas otoñales, el ingreso en el ciclo invernal y la confraternización con los espíritus de los muertos que en esas fechas volvían para reencontrarse con sus familias en los hogares donde se habían criado y donde habían vivido.

En Asturias, investigadores de la cultura tradicional como Alberto Álvarez Peña, han constatado en sus trabajos de campo la pervivencia de ritos que tienen mucho en común con los que se practicaban en el Samain pagano de Irlanda y en tradiciones semejantes de otros países europeos: la costumbre de dejar fuera de casa en la víspera del Día de Difuntos, agua y comida para las almas en pena e incluso la de celebrar banquetes en los mismos cementerios, sobre las tumbas de los antepasados. Igualmente existió hasta épocas recientes la tradición de ahuecar calabazas y nabos para colocarles una vela dentro en esa noche, la de disfrazarse y la de salir a pedir por las casas para las ánimas. En la actualidad el Halloween asturiano es celebrado de manera similar al del resto de la aldea global y este fin de semana se presenta repleto de ofertas para disfrutarlo de un cabo al otro del Principado.

El público infantil es el protagonista de las actividades programadas en el Palacio de los Niños de Oviedo el domingo 30. Desde las 16.30 se anuncia una auténtica tarde de miedo con juegos, bailes, merienda y la diversión más escalofriante. No lejos de la capital de Asturias, en La Fresneda, la Asociación de Vecinos organiza el lunes 31 un concurso de disfraces para todas las edades y propone la decoración de viviendas de la urbanización para transformarlas en casas encantadas. Asimismo ha programado un ciclo de cine de terror que podrá verse en el Centro Cultural desde hasta el domingo.

En Gijón el Jardín Botánico concentra diversas actividades dedicadas a Halloween bajo el título ‘Calabazas y calaveras’. Las primeras tienen una especial relevancia en el programa que incluye una exposición de estos frutos, un concurso calabacero y un taller infantil para convertirlos en una bruxa. Una obra de teatro llenará de sustos la Casa del Miedo del jardín bajo el tenebroso título de ‘El Cementerio’ durante las tardes del sábado y el domingo a partir de las 16.30 y un magüestu, que se anticipa lleno de ‘encuentros inquietantes’, iluminará las noches de los días 29 y 31, a partir de las nueve, acompañado de la música en directo de Las Eléctricas y Petit Pop. Fuera del recinto del Botánico en la tarde de Halloween tendrá lugar una carrera popular y no competitiva de disfraces con salida en Los Pericones a las 19.30.

No te pierdas...

Mieres, por su parte, apuesta por reivindicar el Samain como alternativa céltica al Halloween hollywoodiense, con numerosas actividades programadas desde hoy viernes hasta el próximo 1 de noviembre y que tendrán la plaza del Requexu como principal escenario. Cuentacuentos, talleres de decoración de calabazas, juegos tradicionales, una ‘Escuela de monstruos’ y desfiles de disfraces integran el cartel en la villa del Camín.

El concejo de Llanes no se queda atrás en festejar la celebración con la puesta en escena de ‘La venganza en llamas’ en la Casa de Cultura con un pase infantil para el sábado 29 y sesiones para adultos los días 30 y 31. Ese día habrá una carrera de miedo por la villa. La localidad de Nueva, a su vez, convoca una Fiesta de Halloween con disfraces, destinada a recaudar fondos para el carnaval del próximo año.

Cudillero ha preparado su Fin de Semana Terrorífico con animación y juegos para la tarde de hoy, así como un desfile de disfraces y una aventura interactiva titulada ‘En busca de los fantasmas pixuetos’ durante la tarde de este sábado. Otro concejo marinero, el de Gozón celebrará su Halloween con un concurso de disfraces y una Noche de Difuntos y Amagüestu en el Parque Zapardel a partir de las nueve de la noche.

Producto e icono de la industria multinacional del ocio con raíces profundas en la cultura de la vieja Europa campesina Halloween vuelve un año más a iluminar calabazas ahuecadas y a maquillar de muertos vivientes a cientos de asturianos en una noche que invita a preguntar a la primera persona con la que nos encontremos: ‘¿Trato o truco?’. Y al menos esa noche, en la que puede pasar cualquier cosa, lo corriente es que se prefiera el trato, porque el truco (‘trick’ en inglés, significa ‘susto’) ya nos lo dan a diario muchos de nuestros contemporáneos.