El Comercio

La mayor superluna en 70 años

fotogalería

La superluna, en el alto de Cabruñana. / Damián Arienza

  • En noviembre, el satélite se acercará a la Tierra mucho más de lo habitual. El día 14 será la mejor fecha para contemplar este fenómeno, que no volverá a suceder hasta 2034

Hay ciertos días al año en los que el cielo nos da motivos para alejarnos de las ciudades y pasar la noche con la mirada en alto. El 14 de noviembre será uno de ellos, puesto que podremos disfrutar de la Superluna más grande en 70 años. Nuestro satélite lucirá espectacular: un 14% más grande y con un 30% más de luz que de habitual.

Este fenómeno se debe a la distancia entre el astro y la Tierra. Este mes de noviembre la Luna se acercará mucho a nuestro planeta, algo que no ocurría desde enero de 1948. Al estar más próxima, recibe luz solar de manera directa, haciendo que la veamos más brillante y más grande en el cielo. Este tipo de fenómenos se conocen como Superluna o, en un lenguaje más técnico, Luna de perigeo.

Será la vez en la que más cerca estemos de la Luna en lo que llevamos de Siglo XXI. Sin embargo, cada año se pueden llegar a registrar varias superlunas. La última tuvo lugar el pasado 16 de octubre y, después de la gran superluna de este 14 de noviembre, tendremos otra el próximo 14 de diciembre.

La NASA señala que el satélite no volverá a ubicarse tan cerca de la Tierra hasta el 25 de noviembre de 2034, y medios como la CBS afirman que se trata del «verdadero hecho protagónico del año».

Como es habitual, las zonas urbanas no serán buenos lugares desde donde contemplar un fenómeno como este. Trasladarse al campo o al monte, donde la lejanía de las ciudades y sus luces permite una mayor oscuridad, es la mejor opción para disfrutar de una Luna como esta. Será apreciable durante toda la noche, aunque se espera que alcance su pico a las 13:52 GMT del 14 de noviembre.

Naranja e inflada

Cuando la Luna se acerca al horizonte, parece extremadamente inflada si cerca de ella hay árboles, edificios o montañas. Pero es solo una ilusión óptica, que se puede deshacer al mirar al cielo si se tapa los alrededores de la Luna (por ejemplo con la mano) y solo se deja pasar la luz del disco.

También es frecuente que la Luna parezca de color amarillo o naranja cuando está cerca del horizonte. El motivo es la dispersión de Rayleigh, un fenómeno que también causa el color azul del cielo y el naranja y rojizo de los atardeceres y amaneceres. Cuando la Luna está más baja en el horizonte, la luz blanca que rebota de ella recorre un largo camino por la atmósfera, en el que la luz azul es absorbida fuertemente por el vapor de agua y el polvo. Por eso, la mezcla de lcolores que llega hasta el ojo humano es más rica en las longitudes de onda de la luz que corresponden con el rojo y el rosa, y por eso se ve naranja.

Temas