«Todos somos idiotas alguna vez en la vida, en distintas ocasiones»

Gonzalo de Castro. :: EFE
Gonzalo de Castro. :: EFE
  • El intérprete protagoniza esta tarde la obra 'Idiota', dirigida por Israel Elejalde, en el centro cultural Valey de Piedras Blancas | El texto, de Jordi Casanovas, se desarrolla en torno a unas pruebas psicológicas que el protagonista -Gonzalo de Castro- se ofrece a realizar para ganar dinero rápido

El centro cultural Valey de Piedras Blancas acoge esta tarde, a las 20 horas, la obra de teatro 'Idiota', dirigida por Israel Elejalde. El texto, de Jordi Casanovas, se desarrolla en torno a unas pruebas psicológicas que el protagonista -Gonzalo de Castro- se ofrece a realizar para ganar dinero rápido, aunque la psicóloga -Elisabet Gelabert- no se lo pondrá nada fácil. Preguntas y tesituras que pondrán a De Castro en más de un aprieto.

¿Se ha sentido alguna vez idiota o en la misma tesitura que su personaje?

Idiotas somos todos alguna vez en nuestra vida y en diferentes ocasiones o contextos. Es imposible no sentirte idiota cuando vas a pedir una hipoteca o tienes frente a ti una factura. Pero el quid de la obra no está en ser o no idiota, sino en ser responsable de lo que se hace y dice, porque tarde o temprano todo vuelve.

¿Cómo catalogaría la obra, cómica o thriller?

Es una comedia disfrazada de thriller. Comienza con un hombre dispuesto a ganar dinero fácil, pero al que le espera una auténtica demolición porque tiene que enfrentarse a cosas que hizo o dijo. Es un hombre muy contemporáneo, muchas personas a día de hoy buscan trabajos o recursos que saben que no son fáciles o de su agrado pero tienen que hacerlo para sobrevivir.

¿Se ha visto alguna vez en la piel de su personaje?

Por suerte hasta el momento no. No me gustaría verme obligado a hacer nada, ni sentirme observado. Tiene que ser una pesadilla, pero por desgracia es algo que ocurre todos los días en algún lugar.

¿Empatiza el público con su personaje?

A medida que avanza la obra oyes cuchicheos, personas que intentan desvelar las preguntas o enigmas antes que yo mismo. El texto los mantiene atentos y hace que el público concurse junto con el actor porque se siente retado a contestar.

Elisabet Gelabert se lo pone difícil, ¿qué papel juega ella en la historia?

Ella es la que hace las cosas difíciles, la que hace de dura y la que pone en un aprieto a mi personaje. Pero cuando acabas la obra te das cuenta de que ella no es tan libre como aparenta y que hace las cosas bajo las órdenes de alguien que está más arriba. Igual que le pasa a ella, siempre hay alguien en nuestras vidas que aunque no se le ponga cara tiene voz y nos obliga a seguir un camino o a tomar unas decisiones.

¿Todos tenemos un precio?

Sí, con la obra te planteas hasta qué punto somos capaces de aguantar, a saber cuál es el límite de las personas, cuánto somos capaces de dejarnos humillar o arrodillar ante alguien por un premio. Todos hemos claudicado alguna vez, siempre tienes precio en algún momento de tu vida. Quiero pensar que no, que hay valores e individuos dignos, pero que la vida no te ponga en la tesitura porque te puedes sorprender de lo que llegarías a hacer.

¿Qué le aportan a su carrera personajes como este?

Oficio, saber que no me he equivocado al elegir el teatro.

¿Prefiere el teatro a la tele?

Sí, es dónde me siento actor de verdad. Te exige estar siempre atento y te ofrece momentos irrepetibles. No lo cambio por nada porque me da mucha libertad. Soy actor de verdad en los teatros.

Es también productor de teatro, ¿cómo ve el sector desde el otro lado de la barrera?

En riesgo, con el actual 21% de IVA, con los presupuestos sin aprobar, lo que hace que los Ayuntamientos se piensen sus programaciones culturales. Este año está siendo más duro que el anterior pero vale la pena aunque el beneficio sea prácticamente nulo. Ya estamos haciendo cuentas para ver en que é otros líos de este tipo nos metemos. Hay que apostar por el teatro.

Está en activo de manera continua, ¿nunca descansa?

No te puedes parar. Sé cómo viene este año y sé que no tendré proyectos de mi agrado, por eso tengo que acogerme a estos que me salen ahora y que me llenan.