El Comercio

¿Qué hacemos con los peques en verano en Asturias?

La bici siempre es una opción segura, pero Finde te ofrece un montón de planes estivales para los más pequeños de la casa.
La bici siempre es una opción segura, pero Finde te ofrece un montón de planes estivales para los más pequeños de la casa.
  • Hay ideas para mitigar esa angustia estival. Como las que propone María Cañal, que ha recopilado los mejores planes en su ‘Guía de Asturias con niños’ (Ediciones Nobel), con la inspiración necesaria para vivir todo tipo de aventuras. Desde ir a coger frutos rojos a dormir en un tipi

Las vacaciones de verano pueden ser tan felices para niñas y niños como estresantes para madres y padres. Con sus mañanas, sus tardes, sus fines de semana y sus chaparrones, el tiempo puede llegar a estirarse como un chicle y a desesperar a los progenitores que, después de meses de deberes y extraescolares que mantienen ocupados a sus vástagos, pueden preguntarse aquello de «¿qué hacemos con los peques?» con desesperación.

Pero tranquilos, porque hay ideas para mitigar esa angustia estival. Como las que propone María Cañal, que ha recopiladolos mejores planes en su ‘Guía de Asturias con niños’ (Ediciones Nobel), con la inspiración necesaria para vivir todo tipo de aventuras.

Empezando, por ejemplo, por visitar un faro. «¡Los faros son tan bonitos! Siempre están en sitios preciosos con vistas alucinantes», cuenta la autora de esta guía, que recuerda, además, que resultan «siempre una excusa perfecta para contar una buena historia sobre barcos hundidos, piratas y grandes vendavales».

O si lo que se busca es hacer el indio, nada mejor que dormir en un tipi, esa tienda cónica originalmente hecha de pieles y palos que era utilizada por los pueblos indígenas nómadas de EEUU y que, sin necesidad de irse tan lejos, puede disfrutarse en el albergue Casa Carmina, «un lugar muy estiloso en Muros de Nalón» que, «además de habitaciones con literas, cuenta con una habitación doble independiente» y que «ofrece una cocina muy natural, con productos de la huerta, que ellos mismo cultivan. Pero lo que va a enamorar a los niños es el tipi que tienen en su jardín».

Ydel Occidente al Oriente sin salir del paraíso, otra de las propuestas es bucear en la mitología asturiana en El Camín Encantau, una ruta senderista que recorre los pueblos del valle de Ardisana, en el concejo de Llanes, y en la que «niños y mayores disfrutaremos mientras realizamos juntos una peculiar búsqueda del tesoro, cuyo botín se compone de tallas de madera con los personajes mitológicos».

Sin salir de Llanes, María Cañal y su hijo Nico también proponen la playa de Andrín, «de fina arena blanca, muy agradable y familiar» y que «suele tener olas, por lo que es fácil ver a los surferos en acción». Eso sí, advierte:«Los últimos ochenta metros del parking son peatonales». O, muy cerca, en Cangas de Onís, la Olla de San Vicente, «la más conocida de las pozas del río Dobra, una piscina natural paradisiaca, de color verde esmeralda y rodeada por bosque», a la que se llega «tras una caminata tranquila a lo largo de la ribera del río, que está lleno de acebos, robles, fresnos y castaños».

Pero si lo que tiene en casa es un chef en potencia, los planes son dos. Ambos en Villaviciosa. El primero, la Quesería Los Caserinos, «una auténtica granja donde tus hijos van a poder ver cómo funciona una ganadería familiar, a la vez que podrán tocar vacas y cabras, estar presentes en el proceso de elaboración de sus lácteos y disfrutar de un plan apasionante con una familia encantadora». El segundo, «recoger tus propios frutos rojos en El Malaín de Villaviciosa, una delicia». Yotra cosa más:«No te puedes ir sin probar el helado de arándano y frambuesa». Y, para los más tradicionales, «el área recreativa de Moniello», con «todo lo necesario para pasar un día en familia: mesas de picnic y zonas de juegos que completan las impresionantes vistas». Y, si el calor aprieta, «a pocos metros hay una pequeña cala de piedra donde darse un buen chapuzón».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate