Por donde aparecieron 'Paca' y 'Tola'

Dos imágenes del monasterio de Obona. / C. PIÑÁN
Dos imágenes del monasterio de Obona. / C. PIÑÁN

Las dos osas huérfanas aparecieron en el entorno de Obona hace 28 años

BERNARDO CANGA | CARMEN PIÑÁN

Aunque tratamos otras veces las rutas entre Tineo y Obona, vamos a recordar este itinerario, dado que en ese monasterio medio derruido fueron entregadas en 1989 las famosas osas 'Paca' y 'Tola' (la primera ahora triste al quedarse sola, tras el fallecimiento de su hermana). Tras arduas pesquisas del Seprona de la Guardia Civil y del Fapas, según parece, un cazador dejó a las oseznas, en un saco, en ese sagrado lugar (otros aseguran que fue en el Alto Piedratecha, cerca de Obona). Allí volvieron a 'nacer', en este caso a la civilización. En Tineo se conjugan el medio natural y la belleza monumental, así como la ganadería, fauna silvestre, restos megalíticos y yacimientos de oro, además del arte sacro y vías romanas (ahora Camino de Santiago). La pena es el abandono de sus monasterios, como el de Obona.

Una suave caminata, de tres horas, se puede iniciar en la localidad del Crucero, donde confluyen las carreteras AS-216 (de La Espina) y AS-214 (de Cangas del Narcea). De allí se va por el Camino de Santiago a Santa Eulali y Campo San Roque; llegando luego por el Camino de los Frailes a Tineo, capital del concejo, donde podríamos también comenzar el paseo. Allí se puede ver el Museo de Arte Sacro de la iglesia parroquial. Asimismo, en su casco histórico están Cimadevilla, el Palacio de García de Tineo, restos del Hospital de Matercristi y el Palacio de Merás (hotel), donde durmió Jovellanos. Tras la visita cultural se sigue este tramo del Camino de Santiago, junto a esa iglesia, por la falda del monte La Guardia o sierra de Tineo, a los pies de los picos Canteironas y Navariegos.

El paseo es fácil, por senda restaurada hace tres lustros por iniciativa del alcalde Jesús Rodríguez, de la mano del arquitecto gijonés Román Rodríguez Soria. Se tardará en llegar al Alto Piedratecha cerca de un par de horas. Junto a este lugar se atraviesan las vías AS-350 o AS-218, divisándose panorámicas de Tineo y Obona. En algunos tramos de la calzada se aprecian las losas de piedra, que ahora hacen de muros. En el cruce está Piedrafita y en su entorno había ventas, como la del Pagano, Villacín, Aquilino o Prado Rey.

De Piedratecha se sigue unos minutos por la carretera para tomar nuevamente, a la izquierda, el sendero que nos lleva rápidamente a una joya monumental olvidada: el monasterio de Santa María La Real de Obona, junto al pueblo de igual nombre, final de la marcha. La parada en ese histórico lugar nos muestra cómo se cuidan aquí nuestros monasterios. Este se cree que fue fundado por Adelgaster, Príncipe de Gijón, en el año 780. El actual edificio puede ser del siglo XIII y es Monumento Nacional desde 1982. ¡Allí, o en su entorno, se encontraron las oseznas hace 28 años!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos