Desfiladero la Cabrera y río Fuentona

Desfiladero la Cabrera y río Fuentona

Por la zona sur del puerto de San Isidro y sierra del Mampodre se puede visitar una vía poco conocida

B. CANGA / C. PIÑÁN

La ruta que hoy nos ocupa transcurre por un viejo camino que unía Redipollos y Puebla de Lillo, ubicados en la parte sur del puerto de San Isidro, con Maraña, Acebedo, Liegos y Solle. Una ruta que puede ser un complemento a otra histórica entre Acebedo y Loís, en su día calzada romana y senda de peregrinaciones o lugar de paso de arrieros y ganaderos.

El paseo de hoy tiene dos variantes, una por el valle del río Murias y otra por el valle del río de la Fuentona. En especial, la excursión propuesta en esta ocasión es por este último, dado que el citado cauce de agua (la Fuentona) cruza el pequeño desfiladero o Foz de la Cabrera (también llamado Hoz del Cabrero). De esta ruta también nos dio la pista el buen amigo e historiador Manuel Fernández y su ilustrado hijo Pelayo.

Un poco antes de llegar al pueblo de Redipollos (que merece la pena visitar, con su fuente y monumento al rebeco), situado a un kilómetro de Puebla de Lillo (la carretera sale al final de la población, al Sur-Este), hay una gran curva, al pie del cementerio, con un panel señalizador y dos carteles de madera que señalan el Collado de Maraña y el Collado de Fontasquesa (en realidad es Collada Fermosa). Hay que seguir esta última indicación a través de ‘caleyón’, al norte-este, siguiendo la caja de la antigua vía o calzada, de la que aún quedan algunos restos antes y después de la Foz de la Cabrera. Los jalones señalizadores de la ruta de pequeño recorrido PR-LE-29, denominada ‘Picos del Mampodre’ (dado que la misma bordea la zona sureña de ese macizo), nos acompañarán casi todo el tiempo, así como las marcas de pintura blanca y amarilla; sin pérdida.

Pasaremos entre campos, pastizales y bosquetes durante unos 4 o 5 kilómetros, que se hacen bien a paso suave en una hora, por terreno llano, con algunos cruces de la senda, pero bien indicada la ruta, al Este. Luego comienzan algunas subidas, por un frondoso bosque, donde se pueden ver numerosos rastros de cérvidos, jabalíes y osos (en la parte más alta también de lobos). Tras otra hora de subida por la pista se llega a una zona de empedrado y contrafuertes de la calzada, ya en la entrada al desfiladero de la Cabrera, en el que nos adentramos tras pasar una portilla.

La Foz de la Cabrera se atraviesa en pocos minutos, al lado del río la Fuentona, desbordado a veces y que embarra el sendero pedregoso y montaraz. Tras salir de la estrechura se abre un hermoso valle (La Fuentona) con verdes campos. Y desde allí, si nos sentimos con fuerzas, podremos seguir otra hora más, ascendiendo por camino marcado, a los collados de Maraña y Fermosa, que se unen también por camino con los pueblos ya citados de Acebedo y Maraña, así como con Redipollos, con lo cual si conocemos la zona o disponemos de buen guía, podremos regresar al punto de salida por el bosque de los Toscados y valle del río Murias. Y, si no, regresar nuevamente por el camino de la Foz de la Cabrera.

Fotos

Vídeos