Asturias, un verano de fiesta en fiesta

Les Piragües, uno de los puntos calientes del verano astur./Pablo Lorenzana
Les Piragües, uno de los puntos calientes del verano astur. / Pablo Lorenzana

La temporada estival ofrece la posibilidad de saltar de folixa en folixa sin apenas descanso hasta que llegue septiembre. Le recordamos qué es lo que no puede perderse

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADAGijón

Cuántas veces habremos oído la historia de un tiempo en el que una ardilla podría recorrer de norte a sur la Península Ibérica saltando de árbol en árbol. Algo así se podría afirmar del calendario festivo del verano de Asturias: desde la noche de San Xuan hasta el día de la Santina –y del Principado– el mapa de nuestra comunidad podría recorrerse de oriente a occidente sin dejar de saltar de fiesta en fiesta, de romería en romería. Les proponemos un recorrido por una docena de ellas que miles de folixeros avalan cada año con su presencia. Y repiten.

Se anuncia un estío caluroso, incluso en la tierra del orpín y la neblina, por eso no es mala idea comenzar refrescando el ‘gargüelu’ con los mejores palos de nuestra bebida autóctona, reunidos un verano más en el Festival de la Sidra de Nava. La cita, el segundo fin de semana de julio y tres días para ir templando el ánimo ante las muchas fiestas que nos esperan.

En más de una de ellas tendremos ocasión de bailar el ‘Despacito’ de Luis Fonsi, elevado a fuerza de hacerlo sonar al reinado de canción del verano. El 11 de julio, los más entusiastas podrán bailarlo con su propio intérprete sobre el escenario en el Palacio de Deportes de Gijón. Tendrán una semana para descansar antes de irse a una de las folixas más potentes –en ruido y diversión– del calendario: la Descarga de Cangas del Narcea. Miles de voladores estallan en el cielo de la villa canguesa en una tormenta perfecta sin riesgo de aparato eléctrico y a disfrutar, si es posible, con un ‘cachu’ (cuenca de madera) de vino del valle para humedecer la garganta seca por la estampida de la pólvora.

Y un día más tarde, el lunes 17, pueden empalmar la madre de todas las descargas con El Carmín, la madre de todas las fiestas de prau, en opinión objetiva de la comunidad polesa. El buen rollo y la alegría vienen de casa con la tortillina en los tuppers y las ganas de pasárselo bien. Para ir a tono de la tradición, son bien vistas las medias azules, el baile y las canciones de amor: espontáneas o al son de la orquesta en la verbena.

Más planes

Tienen dos días para un nuevo acopio de fuerzas antes de acercarse a Gijón para ver en directo a Robe Iniesta, el llamado poeta del rock (extremo) duro español. Será en el patio de la Laboral y el músico extremeño viene una vez más a por todas, dispuesto a dejarse la piel y la camiseta con sus canciones en las que no caben medias tintas. El título de su disco nuevo lo dice todo: ‘Destrozares, canciones para el final de los tiempos’.

A los esforzados romeros del verano les vendrá bien tomarse un respiro en medio de tanto ajetreo: una estupenda opción es hacerlo oxigenando pulmones y cerebro en plena montaña de Covadonga. La Fiesta del Pastor en la Vega del lago Enol nos ofrece esa oportunidad el 25 de julio: carreras de caballo, deportes tradicionales y el reparto tradicional de los pastos son algunas de las cosas que se pueden ver allí. La víspera se permite (solo esa noche– acampar en la Vega y disfrutar de la animada verbena que preludia a la folixa diurna).

La sidra correrá por la villa sidrera el próximo fin de semana.
La sidra correrá por la villa sidrera el próximo fin de semana. / Pablo Nosti

Y los fans de Joaquín Sabina saben desde hace meses que tienen su particular fiesta en La Laboral de Gijón en la noche del miércoles 26. Para el maestro de Úbeda será una magnífica ocasión para reencontrarse con su devoto público playu y de toda Asturias, demostrando que sus temas siguen removiendo la emoción de la gente y suscitando complicidades. Aunque lo niegue todo.

Para otros paladares musicales en el mismo escenario, la Laboral de Gijón, abre sus puertas el Tsunami Festival con el conjunto californiano de punk rock The Offspring encabezando un cartel en el que también estarán bandas como Pennywise, Graveyard, Berri Txarrak o Desakato. La cita, el 29 de julio.

Nuestro itinerario festivo nos lleva de nuevo a los altos, ahora a los de las brañas vaqueiras que se asoman a la marina de Valdés. En Aristébano hay boda y según rige la costumbre será el último domingo de julio. La avilesina Yolanda Martínez y el praviano Pablo Cuervo serán los novios de la próxima Vaqueirada. Una fiesta de prau sin orquesta, solo música tradicional.

En el capítulo de conciertos le toca el turno a David Bisbal, que abrirá la Semana Grande gijonesa el 4 de agosto con el paso de su gira veraniega en un concierto en el Palacio de Deportes de Gijón que esperan con ansia los fans del almeriense.

Y llegan las dos fiestonas por excelencia del mes de agosto: el primer fin de semana les Piragües en el Sella y el Xiringüelu en Pravia. El Sella es ante todo un ejemplo de cómo una fiesta puede unir a dos pueblos vecinos. Arriondas y Ribadesella comparten las aguas del mismo río y desde hace 81 años un trayecto en piragua que es hoy prueba internacional de primer orden en esta disciplina deportiva. La fiesta se extiende como la pólvora, siguiendo el itinerario de los palistas, de la villa parraguesa a la villa riosellana y ya no hay quien la pare.

El Xiringüelu en Pravia compite con El Carmín por ser la romería de Asturias, así con todas las letras. Cada primer domingo de agosto el Prau de Salcéu, a orillas del Nalón, se llena de miles de jóvenes deseosos de folixa y xaréu. Las casetas de las peñas transforman el prau en un barrio con vecinos de todos los lugares y son el eje sobre el que gira la fiesta.

El público familiar y general tiene uno de sus puntos de encuentro preferidos en la Noche de los Fuegos de Gijón. Miles de personas vuelven a ver con el asombro de un niño la magia de los artificios de fuego bailando sobre el mar de San Lorenzo.

Otra magia, no menos fascinante, la de contemplar de cerca a los asturcones del Sueve y demostrando el carácter indomable que los convirtió en mito, se propone en la fiesta dedicada a nuestro caballo autóctono y que se celebra en la mayada piloñeta de Espineres el 19 de agosto. Y, para pasárselo en grande, el mismo día hay una buena excusa en el Descenso Folklórico del Nalón, en el que todo ingenio es poco para ponerlo a flotar desde el Puente d’Arcu a La Chalana. Una folixa en la que todos se mojan.

San Timoteo es la última gran fiesta de prau del calendario veraniego. Peñas, familias y romeros conquistan la campera que lleva el nombre del santo y dejan fluir la folixa al son de las gaitas y fanfarrias que ponen banda sonora a la gira campestre. El emblema una T que adopta las más diversas formas: del colgante al estandarte de forespán.

Las mareonas de San Agustín anuncian la despedida del verano y con ellas los festejos de Avilés, la traca final de un calendario que nos ha llevado de un cabo al otro de Asturias saltando de celebración en celebración como aquella ardilla de la leyenda arbolada. Desde ahora hasta entonces aún queda mucha folixa por delante.

Fotos

Vídeos