«Cada función es un viaje de dolor»

Irene Escolar, en Taramundi. :: SEVILLA/
Irene Escolar, en Taramundi. :: SEVILLA

La intérprete llega hoy al auditorio del Niemeyer con 'Blackbird', un texto de David Harrower dirigido por Carlota Ferrer en el que la acompaña José Luis Torrijo

MARIFÉ ANTUÑA

Está casi de estreno Irene Escolar (Madrid, 1988). Después de casi un año sin meterse en el pellejo de Una, la protagonista de 'Blackbird', llega al Niemeyer con este espectáculo dirigido por Carlota Ferrer por el que le han llovido los elogios. Es un texto de David Harrower, en el que la acompaña en escena José Luis Torrijo.

-Dicen que es su mejor papel. ¿Usted qué dice?

-No sé. Es difícil saber cuándo uno hace el mejor trabajo; sí creo que ha sido el más maduro. Pero también lo es por el tipo de personaje, que durante hora y media no sale de escena y pasa por conflictos existenciales íntimos.

-¿Sufre mucho con Una?

-Cada día que hacemos la función para mí es un viaje de abrirme muchas cicatrices, de dolor, hay que estar muy permeable, muy vulnerable, meterme en un mundo de situaciones muy duras.

-¿Por qué es tan duro?

-Es el reencuentro entre dos personas, un hombre y una mujer, separados por una edad considerable. Ellos tienen un encuentro cuando ella tiene doce años y él 40 que marca sus vidas y 15 años después vuelven a verse porque ella va a buscarle.

-¿Y el público ha de componer el puzle?

-Eso es. Con la información que vamos desvelando, esa conversación, esa combinación de qué pasó en los recuerdos de uno y otro, quién tiene la razón, se va armando este rompecabezas, hasta llegar al final.

-¿Le costó a usted armar su propio rompecabezas?

-Muchísimo. Por lo que ella pasa es muy duro, nunca he vivido nada semejante. Este trabajo me ha hecho plantearme muchas cosas, en mi vida, en mi experiencia, al intentar entender por dónde pasa ella y en qué estado está.

-¿Cuáles son sus fuentes para entender lo desconocido?

-Es muy importante lo que está escrito, la herramienta fundamental es el propio texto, que es extraordiario, y te da la información. También hablé con un psicólogo que me ayudó a entender. Y para construir recurres a la imaginación, a la intuicion, a lo que hayas podido leer. Los actores nos nutrimos de todo lo que pasa en la vida.

-¿Cómo ha sido trabajar con Carlota Ferrer?

-Somos amigas desde hace casi 10 años. Para mí fue fundamental en mi vida, en mi carrera, en mi manera de descubrir el teatro... Ya habíamos trabajado juntas, para mí es familia. Encontrarme con alguien así me dio seguridad, confianza, apoyo.

-¿Hasta qué punto es importante la complicidad con José Luis Torrijo?

-En cua lquier proceso es importantísima la persona que tienes en frente. Yo me nutro de él; él se nutre de mí, estamos es un partido de tenis. Se necesita compenetración y apoyo.

-¿Cómo deja la historia al público?

-Muy revuelto, la gente sale para ir a tomar vinos y comentarla la función sin parar, con opiniones diferentes.

-¿Qué saldrá a colación en ese vino?

-Puede que tengan que ser unos cuantos vinos. Se van a generar polémicas, discusiones y debates.

-¿Usted también tuvo su debate y aprendizaje?

-Al acabar la función escribí un textito de las cosas que había aprendido. Para mí hay un antes y un después. Por eso me apetece poder enfrentarme a este texto un año más mayor, porque es increíble, ves el crecimiento y que lo puedes transitar desde otro lugar. Es un lujo. En la función de Avilés va ser el mismo personaje pero con más matices.

-¿Casi como estrenar otra vez?

-Sí. Estoy nerviosa. He tenido que volver a estudiarlo, pero lo he disfrutado. Estos días ensayando sentía que todo estaba más aposentado, ha crecido, y ya no hay miedo como cuando el estreno.

-¿Qué tal los Goya?

-La verdad es que yo era entregadora y pude ver poquito.

-Los principales premios los ganó una mujer. ¿El signo de los tiempos?

-Ojalá. Esperemos que sea el reflejo de que hay mucho talento femenino y muchas mujeres con grandes historias que contar.

-¿2018 el año de las mujeres?

-Espero que haya muchísima más presencia y esto empiece a ser algo normal.

-¿Se ha sentido alguna vez acosada o discriminada?

-Nunca jamás, he tenido mucha suerte.

-Se estrena pronto 'Bajo la piel de lobo', rodada en Asturias. ¿Cómo fue el rodaje?

-Maravilloso, estuvimos en Taramundi, un sitio excepcional, qué paisajes más increíbles. Le tengo mucho cariño a Asturias. 'La piel de lobo' habla sobre el instinto de supervivencia, es una película muy diferente en su estructura, en la temática, que creo que te lleva a un imaginario diferente.

-¿Qué más proyectos tiene?

-Tengo una nueva función que se estrena el 14 de marzo. Se titula 'Mammón' y es una road movie por Las Vegas entre Tarantino y Scorsese. Tengo muchos proyectos de teatro.

-¿Hasta cuándo tiene la agenda repleta?

-Hasta 2020.

-¿Cómo se consigue tener así la agenda?

-Siendo afortunada. Tengo mucha suerte e intento hacerlo lo mejor que puedo.

-Con esa agenda, ¿no me dirá que el teatro está en crisis?

-Yo creo que está muy bien y hay mucha gente con ganas de ir al teatro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos