Isla Pancha y su senda costera

Isla Pancha y su senda costera

La reserva de la biosfera asturgalaica del entorno del Eo está plagada de vestigios del pasado

BERNARDO CANGAS / CARMEN PIÑÁN

Como complemento a otras rutas, por el entorno de la Ría del Eo, en su orilla oriental (la asturiana), relatamos ahora un paseo por la zona occidental (la gallega), también dentro de la famosa Reserva de la Biosfera Oscos-Eo y Terras de Burón (o la llamada Reserva Natural Parcial de la Ría del Eo. El mismo puede ser de algo más de una veintena de kilómetros, entre Ribadeo y Foz, dos hermosas localidades marineras; pero nos conformaremos con un paseo más suave y tranquilo, por senderos, caminos, pasarelas y carreterinas (como la LU-P-0610), de poco más de un par de horas de caminata. La misma se puede iniciar en el pueblo de Rinlo y terminar cerca de la afamada playa de Las Catedrales o al revés.

Ahora, veremos otra más moderna, la senda costera que sale de los puertos pesqueros, comercial y deportivo, de Porcillán, en el mismo Ribadeo; y sigue en dirección norteña hacia la capilla de San Miguel (pasando bajo el Puente los Santos); y al poco tiempo nos sitúa en un antiguo cargadero, algo restaurado, O Cargadoiro, que era a donde llegaba el tren con el mineral de los hornos de A Pontenova; citados ya en estas páginas al referirnos a la senda verde del ferrocarril del Eo, por San Tirso de Abres.

Desde ese antiguo cargadero se sigue al viejo y grandioso fuerte de San Damían, con bello parque y museo. Luego la senda continúa por Campo Redondo, hasta la zona de Isla Pancha (Illa Pancha), a la que se accede por un pequeño puente. Allí hay dos faros, el viejo y el moderno, una casamata y una señal geodésica. En Isla Pacha se quiere hacer, según parece, un moderno complejo hotelero de lujo.

Este lugar puede ser ya el final de la ruta, regresando otra vez por el mismo itinerario a la pequeña carretera, que la bordea, en un par de horas en total, aproximadamente. A la izquierda, al Oeste, de Illa Pancha, esta la hermosa playa de Rocas Blancas y el llamado Penedo Insua. Cerca hay un aeródromo, próximo a Villaselán.

Si continuamos por la senda hasta Rinlo, pueblo pesquero de gran belleza, recordemos que es la capital del bogavante y del arroz caldoso, como bien nos recuerda siempre el buen amigo y lugareño Eduardo Tudela. La parada allí parece obligatoria. Y, después, visitar la playa de Las Catedrales.

Esa ruta nos la descubrió Juan Manuel Amado Peche, recientemente fallecido. En su recuerdo la recuperamos hoy.

Fotos

Vídeos