Paseo por La Ñora para todos los públicos

La senda señalizada a La Ñora cuenta con puentes. /CARMEN PIÑAN
La senda señalizada a La Ñora cuenta con puentes. / CARMEN PIÑAN

La senda en el límite de Gijón y Villaviciosa es una buena opción para desarrollar un plan familiar

BERNARDO CANGA | CARMEN PIÑÁN

Proponemos una excursión a pie (también es apta para ciclistas) que se puede realizar con niños en un par de horas de paseo la ida y otro tanto la vuelta, si no tenemos quien nos recoja, al valle y playa de La Ñora, donde iban los pioneros de las cumbres gijoneses como plan de iniciación y entrenamiento tanto para vivac de fortuna como de endurecimiento, o de escalada y rapel. Esos montañeros de antaño solían bajar a esa zona desde el oeste por la playa Estaño y desde El Infanzón; o por el este, desde Quintueles, ya en Villaviciosa.

Gijón limita con ese concejo en la playa de La Ñora gracias al río del mismo nombre que parte en dos ese bello lugar; y, en la parte sureña, en una famosa peña, máxima cota gijonesa (con 633 metros) llamada ‘Peña de los Cuatro Jueces’, en la ‘Llomba de Rioseco’, que a su vez es límite con Sariego y Siero, antiguo campo dolménico y punto de encuentro o romerías de los vecinos de los cuatro municipios hasta hace pocos años. Esa peña y esa playa, su valle y su río, unen desde siempre a las gentes de estos concejos hermanados.

Datos

Distancia: Unos 5 Kms (ida).

Recorrido: Ida y vuelta.

Desnivel: Unos 150 metros.

Duración: Cerca de 2 h. (ida).

Dificultad: Fácil.

Señalización: Buena.

Cómo llegar: Por la carretera N-632; y en el campo de golf de ‘La Llorea’ se toma la senda que conduce al valle y playa de La Ñora, al norte.

Por la senda que los limita, proponemos esta caminata. La salida puede ser del campo de golf de ‘La Llorea’. Para los lugareños y en antiguos mapas de la Universidad Laboral (a quien perteneció esa finca) o sus anteriores propietarios, la familia Vereterra y Cangas, siempre se llamó Lloreda.

El paseo comienza al oeste del campo de golf, junto al panel indicador de la ruta, denominada PR-AS-170. El principio es llaneando y bajando, a veces con mucho barro y algún zarzal sin podar (está regular cuidada). Luego se va por bosque mixto, siguiendo el arroyo de Lloreda, que al poco tiempo se junta con el río La Ñora (hay quien lo llama ‘Río Ñora’). Si se sigue, en esa mecedura de los dos cauces, a la izquiera, al sur aguas arriba (que es por donde tendría que ir la verdadera senda de La Ñora), se puede ver una curiosa y escondida cascada de gran belleza en invierno. Pero si seguimos la senda oficial, en dirección norte, al poco tiempo estaremos en el centro del valle, junto al ‘Molín de Pilo’ (o de ‘Pilu’), muy famoso antaño.

De allí se sigue el río por el valle. Con las grandes rocas a la izquierda, que sirvieron siempre de rocódromo para escaladores y monitores, por ejemplo del CALUL (de la Universidad Laboral), de los programas de educación ambiental ‘Recreo en la Naturaleza’ del Ayuntamiento de Gijón y ‘Naturaleza y Cultura’ (de este periódico), de Protección Civil, o de los grupos Torrecerredo, Espéleo Socorro y Club Alpino, se llega a la playa de La Ñora, saliendo una senda al oeste hacia Estaño y La Providencia.

Esta ruta la marcó hace una década el concejal de Obras y Zona Rural de Gijón, Tino Venturo, con la ayuda de técnicos municipales y voluntarios de Protección Civil, siendo inaugurada con una marcha popular encabezada por la alcaldesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos