«A pesar de su corta vida, Tino Casal fue nuestro artista más internacional»

Niti Colsa, patriarca del rock and roll asturiano./ÁLEX PIÑA
Niti Colsa, patriarca del rock and roll asturiano. / ÁLEX PIÑA

Niti Colsa interpretará 'Delilah' en el homenaje que hoy se le rinde al cantante de Tudela Veguín, recuerdo también de los escenarios compartidos con Tom Jones

ALBERTO PIQUERO

Será esta tarde en el Teatro Filarmónica cuando un nutrido grupo de músicos asturianos rindan homenaje a Tino Casal (Tudela Veguín, 1950-Madrid, 1991), a fin de colaborar en la obra escultórica que le recordará en Oviedo. El concierto lleva por título 'Una estatua para nuestro Tino Casal'. Entre los artistas que se sumarán al tributo, Niti Colsa (Oviedo, 1943), fundador de Los Juniors y un auténtico patriarca del rock and roll asturiano y español, nómada por el mundo e incombustible.

-Hace un año, el homenaje se lo brindaban a usted en el Auditorio de Oviedo. ¿Cómo se sintió?

-Muy emocionado por estar rodeado de tantos compañeros, con muchos de los cuales compartí grandes días.

-Los Juniors hacían rock en los primeros años 60. ¿De qué modo se entendía en la España de aquel tiempo?

-Decían que estábamos chiflaos. Luego, se fue entendiendo un poco, con el rock en español que nos llegaba de los Teen Tops (mexicanos).

-¿En qué anda metido ahora?

-Pues preparándome para volver al Gran Hotel Bali, de Benidorm, donde actúo desde hace veinte años. En Oviedo no hay locales para la música en directo. Intenté abrir una sala de conciertos y no se me concedió la licencia. Hay quien no entiende que el maná no viene del cielo.

-Después de Los Juniors, recorrió medio planeta. ¿De dónde partió esa aventura?

-Tenía un representante en Beirut, un judío que sabía que hacíamos las cosas bien. Respondíamos. Nos consiguió contratos allí, que fue el lugar en el que conocí a Tom Jones. Y seguimos por Irán, actuando delante del Sha y de Farah Diba; Pakistán, Chipre, Grecia, Yugoslavia, Italia, Suiza, Holanda o Montecarlo, en cuyo casino estuve tres años. Volví a coincidir con Tom Jones y también con Engelbert Humperdinck.

-Lo suyo es no parar...

-Es que la voz depende de un músculo que si no lo usas se atrofia. Como otros... He vivido por y para la música. Incluso he dejado de beber y fumar hace años.

-También se embarcó en varias iniciativas empresariales-musicales. Todavía hay quien recuerda 'La pianola'.

-En Soto de Ribera, sí. Parecía un lugar muy raro, pero resultó que no lo era tanto. Por allí pasaban los mineros en tránsito hacia Mieres, Pola de Lena O Turón, cuando regresaban de divertirse en la noche de Oviedo. Y entonces había muches perres en la minería. Las cajas que hacíamos eran enormes, lo que pasa es que no ahorramos, se gastaba en juergues... Todo tiene su principio y su fin. La pianola (el instrumento) todavía se conserva en aquella casa, pero el edificio se está cayendo.

-Se dice aquello de que los rockeros nunca mueren, lo que parece muy cierto en el caso de los rockeros asturianos. Por ahí andan unos cuantos.

-No, no mueren, habría que matalos (ríe), si no ye imposible. Los Juniors en su versión de ahora tenemos previstas para este verano cuarenta romeríes de práu. Y nos pagan bien.

-¿Qué recuerdos tiene de Tino Casal?

-Cuando era un guajín, venía a vernos ensayar, acompañado por Pedro Bastarrica. Se interesaba por todo lo que hacíamos. Siempre fue un fenómeno. Aunque yo en esa época era más amigo de su hermana. Empezó en los Zafiros Negros, antes de Los Archiduques, y después en Madrid supo elegir un repertorio que le iba muy bien. Tenía voz y conocimientos musicales. A pesar de su corta vida, fue nuestro artista más internacional. Tuvimos una buena amistad.

-¿Qué va a cantar en el homenaje?

-Segura, 'Delilah', que para eso me enseñó Tom Jones algunos trucos. Si interpretamos otras, voy preparado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos