Un mirador para la Vuelta

Un mirador para la Vuelta
Vista de Peña Mayor y Les Praeres, desde La Varallonga. / FOTOS: CARMEN PIÑÁN

La cumbre de La Varallonga es un gran mirador para contemplar la llegada de la ronda ciclista española

BERNARDO CANGA / CARMEN PIÑÁN

Como complemento a la reciente excursión propuesta desde aquí a Les Praeres de Nava, reseñamos ahora la subida al pico, o peña, La Varallonga, de 860 metros de cota, situado en la parte noreste de Peña Mayor, sobre la famosa majada que el 8 de setiembre próximo será final de etapa de la Vuelta Ciclista a España. Su cumbre puede ser un excelente mirador para contemplar esa prueba deportiva, que por primera vez llega a esta popular majada naveta. El paseo es hermoso y de corta duración, tanto si ascendemos a la cima, como si nos quedamos en las laderas de La Varallonga.

El peña Mayor o los picos Trigueiru, Torrexón de Breza, Llanos de Ortigal o Espines también pueden ser buenos miradores de Les Praeres, pero más alejados. Aunque lo más cómodo puede ser, tras una hora de caminata desde Melendreros y Fayacaba, subir a la collada de La Campa (cerca de la majada de Tarnu) o al pequeño Picu Orozu ('El Orosu'), otros buenos lugares para contemplar la llegada de los ciclistas a la meta, alejados del barullo de ese día en Les Praeres.

Para ir directo a La Varallonga y Les Praeres se toma la pista que parte de Piloñeta, típico y hermoso pueblo cercano a Nava (en él se debe coger la carretera a Pando, NA-1). Luego hay un ramal que sube a Les Praeres en unos 4 kilómetros, en medio de un paisaje montaraz. Primero se pasa un arroyo (que es el principio del río Piloña o Fuensanta), para seguir en suave ascenso por la antigua majada de La Rebollar, donde sale una senda, al sur, hacia el otrora afamado balneario de Fuensanta y Palacio de La Ferrería (se cree que en él nació y veraneaba doña Jimena, la mujer del Cid Campeador). Siguiendo la pista de Les Praeres, tras unos repechos, sale otro camino, también a la izquierda, hacia el 'mayáu' de Porciles y Foces del Pendón.

Al cabo de una hora de 'pindio' paseo por la pista (ahora carretera ciclista) tendremos sobre nosotros el Picu La Varallonga, a nuestra izquierda, al este. A esa cumbre piramidal la bordea un sendero, que se toma unos metros antes de Les Praeres, junto a una fuente-abrevadero. Subiendo por allí, en dirección este-norte, al poco tiempo se bifurca el camino. El que sigue al este, faldeando el pico, llega al Pendón. De frente, al noreste, subiremos a la cima en una media hora cruzando por ascendentes senderos pastoriles en zigzag. Arriba hay una señal geodésica y un buzón para dejar la tarjeta de cumbres. Abajo, al sur, está la vega Les Praeres con su popular caserio-bar donde hay un venado, llamado 'Bambi' al que cuida desde los pocos días de su nacimiento Aladino, su salvador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos