Ascensión al Güeyu Villa

Vista del Picu Güeyu Villa y, detrás, el Cuetu Texéu. / CARMEN PIÑÁN
Vista del Picu Güeyu Villa y, detrás, el Cuetu Texéu. / CARMEN PIÑÁN

En el concejo de Llanes hay pequeñas y accesibles montañas poco conocidas

BERNARDO CANGA / CARMEN PIÑÁN

Si vamos por la carretera AS-115 de Posada de Llanes a Ortiguero y en el punto kilométrico 7, en el cruce con la vía LLN-7, que conduce desde ese lugar, la Huera de Meré, junto al río Bedón (o Les Cabres), al alto del Mazucu (La Tornería) podremos hacer una fácil y poco conocida ruta hasta la cima de El Güeyu Villa (o el 'Ojo de Villa'). En su cumbre se alza un repetidor telefónico y una caseta para servicio del mismo que se ve bien desde esa carretera (LLN-7), en especial desde Caldueñu y Les Cortines, a dos kilómetros del cruce de la Huera Meré.

Cerca del punto kilométrico 17, en el citado pueblo de Cortines, sale una estrecha carretera en dirección norte (frente al bar-restaurante Sucón), que lleva a la típica aldea de Villa, al pie del pico del mismo nombre (El Güeyu Villa), de poco más de 600 metros de altitud.

También se podría ir allí desde Caldueñín, un kilometro más al este en esta misma carretera del Mazucu (en el punto kilométrico 16). Esos dos ramales o carreterinas llevan a Villa tras circular por ellas un kilómetro y hacer otro kilómetro por esa bella aldea, hasta tomar una pista (entre caseríos y viviendas de turismo rural), que primero en dirección oeste y luego norte y este, lleva en unos tres kilómetros a la cima del citado pico. Está situado al lado del Cuetu Texéu ('Cueto Tejero') que se encuentra algo más al este, a casi 700 metros de cota.

Aconsejamos dejar el vehículo en el citado cruce de la LLN-7, junto al bar Sucón, donde se pueden reponer fuerzas al regreso y subir los dos kilómetros de carreterina hasta el inicio de la citada pista, al lado de un caserío, al pie del pico. En total, algo más de una hora (unos 5 kilómetros desde la carretera del Mazucu).

La ascensión es suave y, al final, se llega al repetidor, con buenas vistas de la costa, el valle del río Bedón y de los Picos de Europa. De frente hay unas cabañas y el citado Cuetu Texéu (o 'Cantu'). Pero para llegar allí hay que bordear muros y cierres de fincas ('murias'), así como alambradas, pues el camino está cortado totalmente por una «moderna» finca particular. Si no, a este viejo 'mayao' se llegaría en unos minutos y al Texéu en media hora.

De esta hermosa zona nos hablaron, mucho y bien, los montañeros gijoneses, Monse Medina y Javier Rojo, buenos conocedores del lugar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos