«La rutina no existe, salgo cada día al escenario a vivir de forma diferente»

Concha Velasco, en el papel de Reina Juana. :: E. C./
Concha Velasco, en el papel de Reina Juana. :: E. C.

Concha Velasco se convierte hoy y mañana en el Jovellanos en 'Reina Juana', un monólogo muy exigente que recrea las últimas cuatro horas del personaje

Vuelve Concha Velasco (Valladolid, 1939). La veterana actriz se mete en el pellejo curtido en mil dramas vitales de Juana «la mal llamada Loca» en un monólogo que narra sus últimas horas de vida. Le duele. Le gusta. Lo disfruta. Lo sufre. Ya estuvo en Avilés y hoy y mañana se instala en el Jovellanos de Gijón. Y como presume de tener «buena memoria y buena salud», recuerda que su última vez en Gijón fue con 'Olivia y Eugenio'.

-¿No tiene vacaciones?

-Sí, cuando termine en Gijón. Por eso son tan mportantes estos dos días y volver al Jovellanos, un escenario y una ciudad que siempre me han regalado su cariño y su amistad, porque después de casi dos años es la primera vez que vamos a descansar el mes de agosto y volveremos en septiembre en Bilbao.

-¿Qué tiene esta Juana que la hace tan feliz?

-Reina Juana acaba conmigo, pero es un texto brillante y hermoso que narra las cuatro últimas horas de Juana, que estuvo encerrada durante 40 años.

-¿Cómo conoció usted al personaje?

-Yo conocí a Juana la mal llamada Loca como la conocemos todos. Pero cuando me mandó el primer texto Ernesto Caballero y nos pusimos a trabajar me metí a fondo en su historia. Cuando preparo un estreno, estudio mucho, me rodeo de libros, investigo... Me levanto a las cuatro de la mañana para estudiar, lo lleno todo de notas y de correcciones. Lo disfruto.

-¿Cómo fue trabajar con Gerardo Vera?

-Para mí ha sido un descubrimiento. Había visto sus trabajos, pero nunca me había dirigido. Estoy acostumbrada a José Carlos Plaza, de modo que era cambiar de director y me he llevado una gratísima sorpresa por cómo nos hemos entendido, cómo me quiere, cómo sigue el espectáculo. Me hace sentirme nueva cada día. Soy muy disciplinada y creo que no se puede improvisar, pero salgo a vivir de un modo diferente cada día. Para mí la rutina no existe.

-Ya estuvo en el Palacio Valdés. ¿Es el mismo personaje o ha evolucionado?

-No es igual. Me avergüenza decirlo, pero cada día está mejor, parece una vanidad, pero me remito a mi representación en Alcalá. Hay noches especiales. Le dije a mi hijo Manuel que esa noche había sido la mejor. Espero que me pase lo mismo en Gijón. Salgo a escena a vivir plenamente el personaje. Y me cuesta, hay momentos en que tengo que pararme, hay cosas que no puedo soportar.

-¿Sufre?

-¡Ay por Dios! Hay momentos en lo que pienso 'pero qué maltrato', Juana es la gran maltratada, no solo psíquicamente sino físicamente.

-¿Tiene rituales antes de salir a escena?

-Hago media hora de ejercicio físico y media hora de concentración personal. A mí que me gusta que la gente venga al camerino, con Juana no puedo porque me tengo que concentrar. Y fíjese que lo siento. A Gijón viene a verme Antonio Resines, que es mi próximo compañero de reparto, con él estrenaré una obra en marzo y ya le he dicho que nos vemos después de la representación.

-¿Qué hace después de la función?

-Llorar muchísimo. Igual que necesito ir dos horas antes a ensayar y a probar, porque llevo micro y hay proyecciones virtuales, también necesito dos horas después, así que alguna vez hasta me han dejado encerrada en el teatro.

-¿Cuándo?

-En el Bellas Artes con la función anterior, 'Olivia y Eugenio', y además los camerinos están abajo y no sabe qué claustrofobia. A Mary Carrillo la dejaron encerrada en el Teatro Zorilla de Valladolid.

-¿Se lleva a Juana a casa?

-No, la dejo en el camerino, porque si no sería horrible. La familia no me deja hablar de eso, en casa se habla de mi nieto, de los trabajos de mis hijos y de otras cosas.

-Pero seguro que en la vida le acompañan frases de sus personajes

-Sí, claro. He hecho textos bellísimos con frases estupendas y a veces se me quedan algunas. Tengo muchas de Antonio Gala.

-El teatro la quiere y la tele también.

-Estoy en 'Las chicas del cable' y encantada en 'Cine de barrio', donde me han permitido hacerme mayor y seguir presentado con mi pelo blanco y sin enseñar las piernas ni hacerme la jovencita. Se lo agradezco muchísimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos