El Somiedo desconocido

El Somiedo desconocido
Braña del Monte y, atrás, la Serrantina. / Carmen Piñán

Entre los montes de Villar de Vildas y Aguino, hay una zona de montaña muy poco transitada

BERNARDO CANGA | CARMEN PIÑÁN

Ir del pueblo somedano de Corés al de Perlunes o al de Aguino es un bello paseo de unas tres horas, primero subiendo y, al final, en bajada, pasando por una collada con un repetidor llamada como el pueblo, una larga pista hormigonada, luego de tierra, junto a las cabañas de Braña del Monte y collada de Carbainéu (al pie del pico de igual nombre, o Peña Blanca). La bajada a Perlunes es por senderos pastoriles (antaño fueron sendas romanas) y brañas como La Ragua y Bagua, zona generalmente embarrada. En Perlunes hay varias casas de turismo rural y una especie de ecomuseo con molino, puente romano y las típicas 'otcheras' (o olleras, para refrescar la leche). Cerca de esta localidad está la Foz de Furáo, que antaño contó con una importante y singular calzada romana, destruida en 1980 al hacer la carretera entre Aguino y Perlunes. Cerca de Pola de Somiedo y la collada de Aguino están los restos del famoso Castillo de Alba (anteriormente fortaleza romana, para guardar el oro de las minas de Boinas-Begega o Las Médulas en sus viajes y vigilar la calzada, o 'Vía Escrita'). De esa fortaleza solo queda un trozo del muro defensivo, otro gran pedazo de la torre y el foso que lo rodeaba.

Datos

Distancia: unos 8 o 10 km.

Tipo de recorrido: travesía o ida y regreso.

Desnivel: unos 700 m.

Duración: unas 3 horas.

Dificultad: media.

Señalización: nula.

Apta para: buenos caminantes.

Cómo llegar: por la carretera local de Aguasmestas a Villar de Vildas (SD-2), que se toma en la primera localidad citada, cerca de Belmonte de Miranda (AS-227)… En Corés dejar el vehículo y tomar la pista en la parte alta del pueblo (al Este).

La excursión a pie (está limitada la pista y toda la zona a vehículos ganaderos o de guardas) se inicia subiendo al este y dejando a la izquierda, atrás, el valle del río Pigüeña y el cordal de La Serrantina hasta un repetidor telefónico y la collada de Fonticiella, desde donde sigue la pista, muy hormigonada, a Braña del Monte, con cabañas modernizadas, sobre todo en la techumbre. De allí a la bella collada de Carbainéu ya es antiguo camino. Desde ese alto las vistas de los montes somedanos son impresionantes, destacando las sierras del Páramo y Perllunes, las peñas Carballinos, Vildéu, Gurugú y Mollada, el pico del Castillo de Alba y los pueblos de Aguino (a nuestra izquierda) y Perlunes (abajo). A ellos se baja por viejas sendas pastoriles contemplando el amplio valle y algunos restos de la vieja calzada.

A Corés se llega por la carretera local SD-2, que se toma en Aguasmestas, lugar de confluencia de los ríos Pigüeña y Somiedo, cerca de las localidades de Almurfe y La Riera (carretera AS-227). Esa vía (SD-2) atraviesa el desfiladero Los Infiernos de Azuz y típicos pueblos, casi deshabitados, como Santullano, Robledo, Pigüeña y Corés, para finalizar en Villar de Vildas.

La pista se termina en la collada Carbainéu (hay quien la llama 'Carabinedu'), a unos 1.450 metros de altitud, situada sobre Perlunes y Aguino (más alejado, al noreste). Si nos sentimos con fuerzas, podemos seguir, otra hora, hacia este segundo pueblo. En esta zona es fácil ver huellas de osos y lobos. El desnivel de subida será de unos 700 metros. El regreso es por el mismo camino o en travesía, si tenemos quien nos recoja en Perlunes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos