El Comercio

Ni el Rey ni la infanta Cristina asistirán a la proclamación de Felipe VI

Los Reyes posando junto a los Príncipes de Asturias con sus hijas, Leonor y Sofía, y la infanta Elena.
Los Reyes posando junto a los Príncipes de Asturias con sus hijas, Leonor y Sofía, y la infanta Elena. / Efe
  • RELEVO EN LA CORONA

  • Don Juan Carlos quiere ceder todo el protagonismo ese día a su hijo

  • Los nuevos Reyes recorrerán las calles engalanadas desde el Congreso hasta el Palacio Real y saludarán desde el balcón

El Rey Juan Carlos no asistirá a la proclamación de Felipe de Borbón y Grecia como su sucesor en la jefatura del Estado el próximo 19 de junio, en una sesión conjunta de las Cortes Generales. Zarzuela justifica esta ausencia con el argumento de que el Monarca desea que "todo el protagonismo" recaiga en el nuevo Rey. Él ha convocado el día previo, 18 de junio, a 150 invitados institucionales para que participen de un acto solemne en el que sancionará, en el salón de columnas del Palacio Rea, su última ley, la de su abdicación.

A la jura de don Felipe tampoco está previsto que asista, como era de prever, la infanta Cristina, separada de la actividad de la Casa Real desde el estallido del 'caso Nóos'. Sí la presenciarán doña Letizia, la Princesa de Asturias, Leonor; la infanta Sofía, la Reina Sofía, la infanta Elena y las infantas Pilar y Margarita.

El nuevo Rey, que vestirá uniforme de gala del Ejército de Tierra, presidirá junto a la Reina y sus dos hijas un desfile militar desde la escalera de la Puerta de los Leones, una vez concluido el acto en sede Parlamentaria. Y después, en torno a las 11.30, iniciarán un recorrido en automóvil desde el Congreso de los Diputados hasta el Palacio de Oriente, para saludar a los ciudadanos que acudan al Paseo del Prado, calle de Alcalá, Gran Vía, Plaza de España y Plaza de Oriente.

Solemnidad y austeridad

"La filosofía de estos actos -dice Zarzuela en un comunicado- es que tengan la solemnidad y la dignidad que requieren unos acontecimientos históricos, junto a los criterios de austeridad que recomiendan los tiempos que corren".

Así, ni habrá dignatarios internacionales, ni miembros de otras casas reales europeas, ni tampoco se celebrará una misa similar a una ceremonia de coronación como la que tuvo don Juan Carlos en 1975. Sí se "engalanarán" las calles y plazas de Madrid para la ocasión. Y está previsto que los nuevos Reyes saluden desde el balcón del Palacio Real como fin de fiesta. En el salón del trono del Palacio Real ofrecerán una recepción que pondrá fin a la jornada.