El Comercio

«La Corona debe tener una conducta íntegra y honesta»

vídeo

Felipe VI, emocionado y con la mano en el corazón en señal de agradecimiento, saluda a su pueblo desde el balcón del Palacio Real. / EFE

  • relevo en la corona

  • Felipe VI aboga en su discurso de proclamación por "una España unida y diversa en la que cabemos todos"

  • Se compromete a reinar con la mirada puesta "hacia el futuro, hacia una España renovada"

  • Los nuevos Reyes se dan un baño de masas en su recorrido en un coche descapotable por las calles de Madrid

Un nuevo Rey para "un tiempo nuevo". España comienza hoy otra página de su historia con Felipe VI como jefe del Estado. El monarca ha jurado lealtad a la Constitución en una solemne ceremonia celebrada en el Congreso de los Diputados y en la que ha sido proclamado Rey de España.

Largamente ovacionado, Felipe VI, al que en el primer acto del día don Juan Carlos había impuesto el fajín que le acredita como jefe supremo del Ejército, ha pronunciado su primer discurso como máxima autoridad del Estado: "Comienza el reinado de un Rey constitucional", ha asegurado con voz firme. Al comienzo de sus palabras, don Felipe ha querido rendir un homenaje al Rey Juan Carlos por un "reinado excepcional". "Mi padre manifestó hace casi 40 años que quería ser Rey de todos los españoles y lo ha sido", ha afirmado. También ha mostrado su agradecimiento y cariño hacia su madre por "toda una vida de trabajo impecable al servicio de los españoles". La Reina Sofía, aplaudida por todo el Congreso, ha lanzado a su hijo un beso al aire. A su lado, en la tribuna de honor, la acompañaban la infanta Elena y su hijo, Felipe Juan Froilán, así como Constantino de Grecia y su mujer, Ana María.

Profesional pero cercano al pueblo -así se ha mostrado en su alocución-, Felipe VI ha prometido encarnar "una monarquía renovada para un tiempo nuevo", única frase que ha repetido dos veces. El Rey ha manifestado su "fe en la unidad de España", una España en la que -ha resaltado- "cabemos todos: caben todos los sentimientos y sensibilidades, caben las distintas formas de sentirse español". También se ha mostrado convencido de que "la Monarquía Parlamentaria puede y debe seguir prestando un servicio fundamental a España". Para ello, ha prometido "independencia, neutralidad política y vocación integradora, así como una "conducta íntegra, honesta y transparente". "Hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan que la ejemplaridad presida nuestra vida pública", ha señalado en un momento en que su hermana, la infanta Cristina, y su marido, Iñaki Urdagarin, están siendo juzgados por su "conducta poco ejemplar".

fotogalería

Felipe VI, en el momento de jurar la Constitución. / Efe

"Trabajemos todos juntos, Señorías, cada uno con su propia personalidad y enriqueciendo la colectiva; hagámoslo con lealtad, en torno a los nuevos objetivos comunes que nos plantea el siglo XXI. Porque una nación no es sólo su historia, es también un proyecto integrador, sentido y compartido por todos, que mire hacia el futuro", ha proclamado en un discurso muy completo en el que ha hablado de las víctimas del terrorismo, el papel de las mujeres, de la crisis económica, de las nuevas tecnologías, de las relaciones internacionales...

"Yo me siento orgulloso de los españoles y nada me honraría más que, con mi trabajo y esfuerzo de cada día, los españoles pudieran sentirse orgullosos de su nuevo Rey", ha deseado el monarca antes de despedirse dando las gracias en los cuatro idiomas oficiales: castellano, gallego, euskera y catalán.

La ovación en el Congreso ha sido atronadora a lo largo de todo el discurso -cabe resaltar que Urkullu y Mas apenas han aplaudido-, pero con especial ahínco al final, cuando ya todas Sus Señorías se han puesto en pie para rendir homenaje a su nuevo Rey.

Desfile y recepción

Tras el discurso y el protocolario saludo con las autoridades, los Reyes han salido a las puertas del Congreso para presidir su primer desfile militar. Desde la tribuna instalada en la Puerta de Los Leones, don Felipe y doña Letizia, acompañados por la Princesa de Asturias y la infanta Sofía -de las que en todo momento ha estado muy pendiente su madre-, han presidido la parada militar a cargo de cerca de unos 800 efectivos de unidades de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil.

Los Batallones Mixtos estaban integrados por cuatro compañías de los Ejércitos de Tierra, Aire, la Armada y Guardia Civil. Las compañías pertenecen al Regimiento 'Inmemorial del Rey' n.º 1 del Ejército de Tierra, a la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid de la Armada, al Grupo de Seguridad del Ejército del Aire y al Grupo de Reserva y Seguridad n.º 1 de la Guardia Civil.

Tras ello, los Reyes se han subido a un Rolls Royce descapotable y han comenzado un recorrido por las calles del centro de Madrid, en el que los aplausos y los "vivas" han sido constantes, hasta llegar al Palacio Real. Allí la Familia Real al completo ha salido al balcón a saludar al pueblo congregado. Primero, el nuevo Rey, Felipe VI, que ha saludado emocionado, llevándose incluso la mano al corazón en señal de agradecimiento; a continuación, doña Letizia, que para la ocasión ha lucido un sobrio traje de su modisto de cabecera, Felipe Varela, en color blanco.

La princesa de Asturias y su hermana Sofía han puesto la nota de color, con sus constantes gestos de espontaneidad. Al saludo desde el balcón se han sumado también el Rey Juan Carlos, que no ha estado presente en la ceremonia de proclamación, y la Reina Sofía. Las muestras de cariño entre todos han sido constantes (don Felipe a doña Letizia y a su hija Leonor, la Reina Sofía al Rey Juan Carlos, e incluso Letizia al Rey Juan Carlos), y los aplausos y "vivas" de los más de 10.000 ciudadanos congregados han atronado en la Plaza de Oriente.

Después de estos cuatro minutos de saludos y ovaciones, los nuevos Reyes han entrado en el Palacio para saludar uno a uno a los más de 2.000 invitados, representantes de los distintos ámbitos de la sociedad civil y militar, que han acudido a la recepción.

Ahora, Felipe VI tiene el compromiso de -como él mismo ha explicado en su discurso- "ganarse el aprecio, el respeto y la confianza" de los españoles. Porque "no es un hombre más que otro si no hace más que otro". Ya lo dijo el autor de 'El Quijote' y hoy, en su alocución, lo ha recordado el nuevo Rey de España.

directo