El Comercio

El pueblo arropa al Rey

vídeo

El rey Felipe VI, durante el recorrido. / Afp | Virginia Carrasco

  • El intenso calor no arredró a los asistentes, que ondearon banderolas al paso de la comitiva

Entre ondear de banderas españolas y gritos de "¡Felipe, Felipe!", los Reyes recorrieron las calles de Madrid rumbo al Palacio Real. Como signo de acercamiento al pueblo, don Felipe y doña Letizia decidieron hacer el desplazamiento en un coche descapotable. El agobiante calor y las horas de espera no arredraron a los entusiastas de la monarquía. Los curiosos que se arremolinaban en las calles de la capital expresaron su contento al paso de los Reyes.

Tras su proclamación como Rey, don Felipe y doña Letizia, muy pendientes de sus hijas, presidieron en la puerta de los Leones del Congreso de los Diputados un desfile de Fuerzas Armadas.

Nada más concluir el discurso del Rey, doña Sofía y la infanta Elena se desplazaron presurosas al Palacio Real. Antes, la esposa de don Juan Carlos y su hija reconocieron haberse emocionado durante la solemne ceremonia de proclamación que se celebró en las Cortes.

En el interior de un Rolls Royce descubierto, los Reyes, flanqueados por la Guardia Real a caballo, comenzaron un recorrido por las calles de Madrid, un paseo que empezó en la carrera de San Jerónimo y concluyó en la plaza de Oriente. En un segundo vehículo viajaban sus hijas Leonor y Sofía. No pocos diputados y senadores sacaron sus teléfonos móviles para fotografiar el momento en el que partía la comitiva.

más información

  • GaleríaLos Reyes recorren Madrid

De pie en el coche, perteneciente a Patrimonio Nacional, Felipe VI saludó al público congregado en la calles de Madrid. Las gentes aclamaron al nuevo monarca y agitaron banderolas. Mientras avanzaban por el centro de Madrid, engalanado con flores blancas y numerosas enseñas nacionales, la pareja real recibió los vítores de la multitud.

El Rolls Royce en el que los monarcas hicieron el recorrido era un Phantom IV, uno de los tres encargados por Franco en 1948 para la Jefatura del Estado y que fueron entregados el 28 de marzo de 1952.

vídeo

Cientos de personas, en Callao. / Vídeo: Virginia Carrasco

La comitiva real partió del Congreso y atravesó la Gran Vía. A la altura de la plaza de Callao, había instaladas pantallas gigantes que retransmitían el evento. Varios ciudadanos tuvieron que ser atendidos por trabajadores sanitarios por lipotimias causadas por las altas temperaturas. Fuentes sanitarias informaron de que en principio ningún caso revestía gravedad.

Las tiendas de recuerdos aprovecharon la ocasión para vender camisetas, posavasos, cerámica y hasta dedales con la imagen de los monarcas. Casi 7.000 agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado desplegaron en Madrid para velar por la seguridad y no se produjeran contratiempos.