El Comercio

Unicef y la Organización Mundial de la Salud defienden la actuación de Bescansa

Carolina Bescansa, ayer, con su hijo en el Congreso.
Carolina Bescansa, ayer, con su hijo en el Congreso. / EFE
  • Ambas organizaciones son firmes defensoras de dar el pecho en el lugar de trabajo, tal y como hizo ayer la diputada de Podemos

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) son firmes defensoras de dar el pecho en el lugar de trabajo, tal y como hizo ayer la diputada de Podemos, Carolina Bescansa. De hecho, el pasado verano, estas dos entidades emitieron un comunidado conjunto en el que pedían más facilidades para que las mujeres puedan amamantar a sus bebés incluso en el lugar de trabajo, con el fin de lograr que la tasa de lactancia materna exclusiva para niños menores de seis meses alcance, al menos, el 50% en 2025.

Ambas agencias hicieron esta petición en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, que tuvo lugar el pasado verano bajo el lema «Lactancia materna y trabajo –¡Hagamos que funcione!». El director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, y la directora general de la OMS, Margaret Chan, consideraron necesario emitir una nota conjunta en la que solicitaban «eliminar todas las barreras a la lactancia materna» para alcanzar ese objetivo del 50% en 2025.

En este sentido, apuntaron que «los gobiernos deberían liderar el cambio haciendo de la lactancia materna una prioridad política en los planes de desarrollo nacional, aumentando los recursos para los programas que apoyan la lactancia y trabajando con las comunidades y familias para promover los beneficios de la lactancia materna». «Pero deberíamos hacer aún más para superar el obstáculo que previene potencialmente a millones de mujeres de dar el pecho: las políticas en los lugares de trabajo que no apoyan el derecho de las madres trabajadoras a amamantar a sus bebés en el trabajo», añadieron. Lake y Chan indicaron que la mayoría de las 830 millones de trabajadoras en el mundo «no se beneficia de políticas en los lugares de trabajo que apoyen a las madres que dan el pecho», y que esta cifra no incluye a las mujeres que trabajan informalmente, de forma estacional o con trabajo a tiempo parcial, en su mayor parte «las mujeres más pobres en los países más pobres».

Además, recalcaron que esta situación «no es sólo una pérdida para las madres trabajadoras y sus bebés», sino también para los empresarios. «Las madres trabajadoras con beneficios adecuados a la maternidad, como un lugar de trabajo que apoye la lactancia, tienen mayor satisfacción con su trabajo y mayor lealtad hacia quien las emplea. Los niños que han recibido lactancia materna enferman con menos frecuencia, con lo cual sus madres también faltan menos a su trabajo. Estos efectos contribuyen a una mayor productividad, beneficiando básicamente a las empresas y economías a las que contribuyen», apostillaron.

Discrepancias en el seno del PSOE

La actuación de Carolina Bescansa en el Pleno de ayer ha tenido eco en todas las formaciones políticas. En el seno del PSOE, de hecho, ha provocado opiniones encontradas.

El nuevo presidente del Congreso, Patxi López, ha reconocido hoy que no le gustó la "anécdota" de Bescansa de llevar a su bebé a la constitución de la cámara y ha lamentado que una "opción personal" se convierta en "categoría general". "Ayer hubo parte de espectáculo, que no es lo que más me gusta", ha afirmado López en sendas entrevistas en Onda Cero y Antena 3 en las que ha apostado por un parlamento en el que prime "el debate para buscar entendimiento" y por "dejar a un lado los espectáculos". El nuevo presidente del Congreso ha subrayado que gestos como el de Bescansa no son la solución a la conciliación laboral, que "es mucho más que eso", y ha manifestado la necesidad de trabajar en esa dirección.

Sin embargo, su 'jefe' de partido, Pedro Sánchez, ha considerado hoy que la diputada de Podemos Carolina Bescansa "está en su derecho de hacer lo que hizo" al llevar a su hijo de seis meses al Congreso y tenerlo en el escaño mientras que se desarrollaba la sesión constitutiva. Sánchez, en declaraciones en "Los desayunos de TVE", ha recordado que el PSOE siempre ha apostado por la igualdad entre hombres y mujeres y que cuando estuvo en el Gobierno, aprobó el permiso de paternidad para que se equiparara ese derecho y el voto telemático de las diputadas. "La señora Bescansa está en su derecho de hacer lo que hizo ayer y nosotros vamos a trabajar y a luchar por la igualdad entre hombres y mujeres", ha garantizado.

Para Sánchez, "lo más vergonzoso" que ocurrió en la sesión constitutiva del Congreso fue "ver sentado en su escaño" al exdiputado del PP Pedro Gómez de la Serna, investigado por el presunto cobro ilegal de comisiones a empresas por favorecer sus negocios en el extranjero.