El Comercio

Podemos acusa al Gobierno regional de mantener a 500 empleados públicos «al margen de la legalidad»

  • La formación morada sostiene que los puestos fueron adjudicados de forma provisional hace años, aunque el límite máximo era de dos

El grupo parlamentario de Podemos ha acusado este domingo al Gobierno asturiano, de signo socialista, de mantener "al margen de la legalidad" cerca de 500 puestos de trabajo de empleados públicos de la administración regional. Según la formación morada, se trata de adjudicaciones provisionales desde hace años, lo que "vulnera" la ley y supone desobedecer sentencias judiciales.

Desde Podemos han recordado que el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) anuló en 2010 los nombramientos de 281 puestos de altos funcionarios mediante el procedimiento de libre designación, ya que deberían haber sido adjudicados por concurso. Era la tercera sentencia en la misma línea del TSJA.

"Transcurridos más de seis años, el Gobierno asturiano sigue sin cumplir los términos de las mismas", han señalado desde Podemos a través de una nota de prensa. Pero a esa situación de incumplimiento de sentencias que afectan a puestos de libre designación se une la "situación ilegal" de 200 puestos en comisión de servicios, un sistema provisional y excepcional "que tiene unos límites temporales que son vulnerados de forma reiterada".

Han explicado que el tiempo legal máximo para que puestos de responsabilidad estén ocupados mediante comisión de servicios es de un año, aunque, siendo presidente Vicente Álvarez Areces, el Principado duplicó este periodo, que pasó a ser de dos años.

Podemos ha explicado que el Parlamento asturiano aprobó en noviembre del año pasado una proposición no de ley que pretendía corregir la situación, pero "ha sido incumplida en todos sus términos por el Ejecutivo socialista, una muestra más de la resistencia a despojarse de una Administración cautiva de la fuerza política que gobierna".

Consideran que el Gobierno de Javier Fernández ve a la Administración asturiana como "un cortijo" a base de "nombramientos irregulares" que suponen un premio para los empleados "más afines y dóciles".

Para Podemos, la actuación del director general de Función Pública, José María González Gancedo, lejos de contribuir a solucionar el "bloqueo" en el que lleva sumida desde hace años la política de personal en la Administración asturiana, ha "enquistado el problema, evitando su solución, al retrasar de forma reiterada la ejecución de procesos que son imprescindibles para dar un perfil profesional a la Administración". "Nos parece fundamental contar con una Administración eficaz y eficiente, profesional e independiente, a salvo de las presiones del poder político, al servicio de la ciudadanía y no del partido que gobierne y de sus redes clientelares", han concluido desde Podemos.