El Comercio

Garzón ofrece apoyo a Sánchez para evitar unas «inútiles» terceras elecciones

Alberto Garzón con la alcaldesa de Riosa, Ana Díaz, y Manuel González Orviz.

Alberto Garzón con la alcaldesa de Riosa, Ana Díaz, y Manuel González Orviz. / Juan Carlos Román

  • El coordinador federalde IU alerta en Riosa del «hartazgo» de la población con «losjuegos de tronos de la política parlamentaria»

. Alberto Garzón considera que la actual circunstancia de incertidumbre política en el país «está haciendo que crezca la frustración de una ciudadanía que está harta, con toda la razón, del juego de tronos parlamentario que se está jugando desde hace más de un año». El coordinador federal de Izquierda Unida lanzó ayer una advertencia: que unas terceras elecciones «no van a modificar el actual puzle político parlamentario, serían inútiles». Por eso, y tras la investidura fracasada de Mariano Rajoy, el líder de la coalición tendió la mano a Pedro Sánchez y al PSOE para llegar a un acuerdo que permita, en base a un compromiso programático, «formar un gobierno de cambio». Eso sí, reclamó al dirigente socialista que clarifique su postura, «saber si se postula para ser presidente o no».

Garzón hacía ayer estas declaraciones en la fiesta, con motivo del Día de Asturias, que había organizado la formación de izquierdas en el área recreativa de Viapará, muy cerca de la cumbre del mítico Angliru, en Riosa. Acompañado del coordinador en la región, Manuel González Orviz; de la alcaldesa del municipio anfitrión, Ana Díaz, de otros dirigentes locales y de numerosos afiliados, el líder federal de IU mostró su «perplejidad» ante la «indefinición del secretario general del PSOE», al que pidió claridad respecto a lo que quiere. «La política tiene que ser clara, nítida y no vale por más tiempo ser oscuro en los planteamientos», afirmó.

El coordinador federal de IU reconoció que la situación política nacional es compleja, pero aseguró que es posible llegar a acuerdos que permitan formar un gobierno progresista sin necesidad de ir a unas terceras elecciones. En este sentido, Garzón recalcó que su partido «no pone líneas rojas ni vetos a nadie», pero, precisó, sí una línea programática de mínimos que permita «armar una alternativa». En cualquier caso, explicó el máximo responsable de la formación, «el requisito de todo esto es que Pedro Sánchez diga que quiere intentar ser presidente».

Garzón apuntó a que este pulso político «está dejando de la lado las cuestiones fundamentales de la vida cotidiana de la gente y de la clase trabajadora. Se habla de pactos entre partidos, pero sigue habiendo desigualdad, precariedad, despidos y desahucios». Afirmó que la situación de la inmensa mayoría de la ciudadanía «sigue empeorando sin que se ponga el foco en esas cuestiones». Por eso considera que este «circo» político puede lanzar a la gente a lo que denominó la «anti-política o la apatía».

En cuanto al nombramiento fallido del exministro de Industria, José Manuel Soria, para el Banco Mundial, Garzón acusó al Partido Popular de ser «una organización sinvergüenza por proponer a este señor a esa entidad para cobrar más de 600 euros al día».

Necesidad presupuestaria

En el contexto asturiano, González Orviz recordó que existe un acuerdo de investidura con el PSOE que, más allá de los compromisos, llama a buscar mayorías de progreso amplias en Asturias, «con 28 diputados, los diputados de Podemos, de Izquierda Unida y de los socialistas». El objetivo, avanzó el coordinador de IU en Asturias es lograr un acuerdo que vaya más allá de un pacto presupuestario. «Mientras la actual situación de injusticia exista, la izquierda tiene futuro. Es lo primero que debe tener presente el secretario general del Partido Socialista en Asturias, porque, cuando se habla de la importancia de un Gobierno, a nosotros no nos vale cualquiera».