El Comercio

Pedro Sánchez: «No apoyaremos a Rajoy, somos la alternativa al PP»

Pedro Sánchez saluda al presidente del Principado, Javier Fernández. / Damién Arienza
  • El secretario general del PSOE ha participado esta mañana en la Escuela de Verano de la UGT, donde ha cargado contra Podemos y Ciudadanos porque «con sus vetos mutuos impiden la regeneración»

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, inició esta mañana su intervención en la última jornada de la Escuela de Verano de la Ugt afirmando que "España necesita un Gobierno dialogante y regenacionista", mientras que Rajoy "ha convertido la mentira" en su forma de actuar, con una directa alusión al caso del exministro José Manuel Soria.

Al inicio de su intervención, el líder de los socialistas valoró la labor de Javier Fernández y de otros compañeros de filas presentes en el acto. Sánchez también dejó lugar a la anécdota cuando saludó por error al «alcalde de Gijón», en referencia al regidor carbayón Wenceslao López. Ante el murmullo que despertó en la sala, el socialista hizo del error virtud y se enmendó porque «el alcalde de Gijón no lo tenemos porque Podemos y Foro Asturias lo impidieron, pero se logrará».

Durante el turno de intervenciones, Iñaki Malda, secretario comarcal de la UGT de Avilés, agradeció su apuesta por no favorecer «ni con su apoyo ni con su abstención» un gobierno de Mariano Rajoy. «De ninguna forma el PSOE estará apoyando a un Gobierno del PP porque somos la alternativa al PP», contestó el líder socialista.

Sánchez abordó la charla con un guión de dos puntos. El primero, analizar "donde estamos en esta crisis iniciada hace ocho años" y cómo afecta a eso el "bloqueo del PP". El segundo lo que "podría hacer un gobierno regenacionista".

Sobre la democracia representativa, Sánchez dijo que es "evidente y compartido por todos" que "las formaciones políticas tienen que ser ejemplo de esa regeneración". Ahí subrayó Sánchez el "excesivo poder de las cúpulas de los partidos" y la "opacidad en la toma de decisiones" que lleva a "fenómenos de corrupcion política que han llegado a cotas intolerables".

Eso sí, Sánchez indicó que el PSOE está en una posición "de vanguardia" en la regeneración interna, mientras que en el discurso de investidura de Rajoy "no hizo alusión a la regeneración interna de los partidos". "España necesita un gobierno regeneracionista, que piense en las necesidades de los ciudadanos y no en los deseos inconfesables de sus exministros", añadió.

La reforma del sistema electoral pasa, según Sánchez, por "consensos entre todos los partidos" y cargó contra Podemos y Ciudadanos porque "con sus vetos mutuos, impiden la regeneración". Sobre el sistema parlamentario, el secretario general del PSOE indicó que el Senado "ha de ser realmente territorial", en una defensa del federalismo, que considera la opción "más sensata y realista" de promover la unidad territorial. Abogó Sánchez por "fortalecer la capacidad de controlar al gobierno", cargando contra la actitud del PP respecto a la dación de cuentas del ministro De Guindos en el caso Soria.

Calificó Sánchez de "insólito" que el PP "bloquee" las comparecencias. Y dijo que Rajoy "ostenta el triste récord de ser el presidente que más comparecencias ha rechazado, 104, de las que 58 corresponden al grupo socialista". No responder a los diputados "equivale a no hacerlo a los electores. Con esta actitud, se coloca en las antípodas de la regeneración ".

Por todo ello, Sánchez instó a un cambio "transversal ", que incluya a todos los partidos que apoyan el cambio, mientras el PP se apoya "en el decreto ley" en lugar de "un procedimiento legislativo ordinario que permita fiscalizar los proyectos de ley" en el Parlamento.

De hecho, se da la circunstancia de que "este gobierno ha aprobado cinco presupuestos cuando solo podía aprobar cuatro". "Hoy es más necesario que nunca que un gobierno regeneracionista acabe con la etapa de Rajoy", subrayó en reiteradas ocasiones, con un discurso netamente a favor del sector público y los funcionarios, instando a la "recuperación del diálogo social", ya que éste "es la columna vertebral de nuestra democracia y la herramienta idónea" para promover la paz social y la estabilidad. Hizo una insistente defensa del sindicalismo "como garantía de la igualdad social". Sin los sindicatos, "loa derechos sociales y laborales de nuestra clase trabajadora no existirían ".

Y recordó que durante el gobierno de Rajoy, "más de dos millones de trabajadores se han quedado sin representación sindical, con el objetivo de crear una clase trabajadora precarizada hasta el infinito ".

Por ello insistió en la necesidad de "derogar la reforma laboral del PP" y recuperar el papel de los sindicatos y la negociación colectiva. Y ello, sin olvidar que "las nuevas generaciones saben que su primer empleo no será el último", pero señalando que los partidos y sindicatos deben tratar de "dignificar " las condiciones laborales de todos y aprobar "un nuevo Estatuto de los Trabajadores para erradicar la precariedad laboral".

Por último, Pedro Sánchez apostó por una reforma constitucional que fortalezca derechos sociales y el estado de bienestar; reforzar las instituciones democráticas y "poner al día nuestro estado autonómico" siguiendo el modelo federalista alemán, para lograr "una España federal en una Europa federal ".

Lo contrario, según Sánchez, llevaría "a España a escenarios de enfrentamientos inimaginables ". para evitarlo, abogó de nuevo por "recuperar el espíritu de la Transición ", garantizando "la solidaridad entre los españoles ". Para finalizar, Sánchez reiteró que España necesita un gobierno "con urgencia, pero no cualquier gobierno".

En su presentación de Pedro Sánchez, el secretario general de UGT, José María Álvarez, dijo que la posicion del PSOE es "determinante" para el futuro de las instituciones españolas, pero anotó que "es importante tener el Gobierno, pero también es importante saber para qué". Por ello, Álvarez abogó por restaurar el Pacto de Toledo para mejorar los derechos de los trabajadores y "olvidar el desastre que ha supuesto la reforma laboral".