El Comercio

La UE reivindica el empoderamiento de los ciudadanos en el proyecto europeo

  • El director general adjunto de la Dirección General de Justicia y Consumidores ha admitido la carencia comunicacional de las políticas europeas, a pesar de su poder e influencia en la vida cotidiana de los ciudadanos

El director general adjunto de la Dirección General de Justicia y Consumidores de la Unión Europea, Francisco Fonseca, ha considerado imprescindible el empoderamiento de los ciudadanos en el proyecto europeo y afrontar el "déficit" general de información y comunicación que existe en el seno de la UE.

En estos términos se ha pronunciado en una rueda de prensa con motivo de la celebración de la conferencia monográfica "Fomento de la ciudadanía de la UE: derechos, valores y participación", que ha reunido a más de 200 expertos internacionales, enmarcada en la 10ª reunión de la Comisión de Ciudadanía, Gobernanza y Exteriores del Comité de las Regiones organizada ayer en Oviedo.

Fonseca ha admitido la carencia comunicacional de las políticas europeas, a pesar de su poder e influencia en la vida cotidiana de los ciudadanos, y ha argumentado que si la UE quiere afrontar el "momento crucial" en el que se encuentra los europeos deben "ser capaces de entender cómo funciona". "Hay un déficit de comunicación y explicación. No hay una opinión pública europea", ha reconocido antes de destacar la importancia de establecer más cauces de contacto con el ciudadano, como los debates abiertos con las autoridades.

Preguntado por el desafío migratorio, Fonseca ha asegurado que la Comisión Europea ejercerá "permanentemente" sus responsabilidades y obligará a los Estados miembros a cumplir con sus obligaciones en la acogida de refugiados. "No cejaremos en hacer que los estados respeten", ha incidido al mismo tiempo que ha apuntado la importancia de una entrada ordenada en las fronteras europeas para garantizar la seguridad en la llegada de los migrantes.

En la comparecencia ante los medios, también ha estado presente consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, quien ha aprovechado para reivindicar un modelo europeo participativo que permita revertir el discurso de "indiferencia" instalado en un sector de la población.

Asimismo, ha defendido el establecimiento de mecanismos para garantizar la transparencia y rendición de cuentas de las instituciones.

En cuestiones como la crisis de los refugiados, ha pedido que no se demonice a la Unión Europea porque han sido los gobiernos de los Estados quienes han decidido la aplicación o no de las diferentes medidas que se han aprobado para abordar este asunto.