El Comercio

Cargos afines a Sánchez creen que debe dimitir si no prospera su propuesta

vídeo

Pedro Sánchez. / Efe I Atlas

  • Los barones se preparan por su parte para plantar batalla a Sánchez en el Comité Federal

Varios cargos de la Ejecutiva del PSOE afines a Pedro Sánchez han admitido que el secretario general debería dimitir en caso de que el Comité Federal del próximo sábado rechazara su propuesta de celebrar primarias en octubre y el congreso federal a principios de diciembre. Sánchez ha asegurado hoy que no se plantea renunciar a su cargo en caso de que el máximo órgano del partido tumbe su plan, al alegar que ya ha asumido su responsabilidad al plantear que tenga lugar el congreso.

Según han manifestado los cargos de la dirección consultados, al secretario general no le quedaría otro remedio que cesar si los barones críticos logran desbaratar su hoja de ruta. "Yo en su caso, me iría", ha confesado una de las personas de confianza del secretario general. Otro de los miembros de la Ejecutiva ha convenido en que sería inevitable que Sánchez dejara su puesto en caso de perder la votación que se prevé en el Comité Federal y sería una gestora la que tomaría las riendas del partido.

Aunque desde el círculo de confianza de Sánchez hay confianza en que "dan los números" para ganar, asumen que "si se pierde, habrá que asumir la responsabilidad", según las fuentes. El líder socialista se mostró seguro ayer, lunes, de que su propuesta saldría adelante al contar con la mayoría de los cerca de 300 delegados que integran el Comité Federal. "Esa votación saldrá adelante", pronosticó Sánchez en la rueda de prensa en la que anunció su plan.

La oposición de los barones

Pese a los vaticinios de Sánchez, seis de los siete presidentes autonómicos del PSOE, incluida la andaluza Susana Díaz, se han posicionado en las últimas horas en contra de la propuesta de convocar primarias en octubre y un congreso en diciembre, lo que anticipa una fuerte contestación en el Comité Federal del sábado.

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, fue anoche el primero en considerar "enormemente negativa" la decisión de Sánchez y en avisar de que trabajará "para que no se lleve a cabo".

Como él opinan el presidente de Asturias, Javier Fernández; el de Aragón, Javier Lambán, el de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la de Andalucía, Susana Díaz, que "quiere presentarse" a un congreso para hacerse con las riendas del partido, pero que cree que "ahora no es el momento", según han asegurado fuentes socialistas.

Para el presidente asturiano, Javier Fernández, abrir un proceso congresual en estos momentos está "fuera de lugar", mientras que el aragonés Lambán ha confirmado a través de su secretaria de Organización, Pilar Alegría, que votará en contra en el Comité Federal. El presidente valenciano, Ximo Puig, también votará en contra con el argumento de que la "prioridad" del PSOE debe ser "claramente" la gobernabilidad en España y, ya después, abordar el proceso interno del partido sin "cortoplacismos ni maniqueísmos".

Ahora no

La andaluza Susana Díaz coincide con ellos en que ahora no "toca" un congreso "a prisa y corriendo" y en que los ciudadanos no lo entenderían, aunque no ha cerrado la puerta a dar el paso de intentar liderar el partido si se lo piden, ya que ella siempre estará, ha dicho, donde le pongan sus compañeros, "en la cabeza o en la cola". El sexto 'barón' socialista crítico con Pedro Sánchez, el castellanomanchego Emiliano García-Page, no se ha pronunciado hoy, pero lleva días advirtiendo públicamente a Sánchez de que sería "irresponsable" hacer primarias en octubre y congreso en diciembre.

El peso político y orgánico que tienen en el PSOE estas seis federaciones críticas podría llevar al Comité Federal del sábado a una votación ajustada que algunos miembros del comité tanto afines a Sánchez como a Susana Díaz son partidarios de evitar. "Ojalá no haya votación", han dicho a Efe varios miembros del comité.