El Comercio

El Congreso aprueba la creación de una comisión de investigación a Fernández Díaz

vídeo

Jorge Fernández Díaz en el Congreso. / Paco Campos (Efe) I Atlas

  • Los 'populares' argumentan que es "irresponsable" investigar "presuntos hechos" ocurridos en "otras legislaturas"

El Pleno del Congreso ha aprobado este martes con el voto en contra del PP y de Unión del Pueblo Navarro y la abstención de Coalición Canaria, la creación de una comisión de investigación sobre la gestión del ministro del Interior en funciones, Jorge Fernández Díaz, al frente de su departamento para aclarar si ha puesto en marcha una policía política para perseguir a miembros de otros partidos y si el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, está al tanto de sus maniobras.

Lo que ha salido adelante ha sido la propuesta planteada en este sentido por el PSOE, pero no la que, en términos similares planteaban ERC y la antigua Convergència Democràtica de Catalunya, que finalmente ha sido retirada. La comisión de investigación podría crearse en las próximas semanas, pero si hay terceras elecciones no podrá ni empezar a trabajar y quedará disuelta automáticamente con las Cortes.

El debate se ha celebrado en ausencia de Fernández Díaz, quien ha entrado en el hemiciclo justo después del mismo para participar en la votación, y ha sido recibido con aplausos burlescos por parte de Unidos Podemos.

Las grabaciones de la conversación que el ministro mantuvo hace dos años con el exdirector de la Oficina Antifraude catalana Daniel de Alfonso en su despacho de Castellana 5, en la que aludían a la búsqueda de informaciones para desprestigiar a dirigentes de ERC CDC, han planeado durante todo el debate e incluso se han escuchado en el hemiciclo.

"Después de quedar en evidencia el ministro ahora lo lleva todo en secreto", ha sentenciado el socialista Antonio Trevín denunciando que, tres meses después de conocerse las grabaciones, no se sabe nada del resultado de la investigación abierta por el ministerio de Fernández Díaz, a quien ha acusado de perseguir a sus adversarios políticos y obstaculizar la investigación de casos de corrupción que afectan al PP. "Haya donde haya un dirigente del PP en apuros, allá surge el ministro para solucionar el entuerto", ha comentado.

Por todo ello, Trevín ha urgido a aclarar "si este Gobierno y especialmente su ministro del Interior han creado una policía política" y si, como decía Fernández Díaz en las cintas el presidente Rajoy "lo sabe todo". "Queremos saber si es así de simple y de siniestro", ha dicho.

Ganarle la guerra en una trinchera del Congreso

El portavoz adjunto de ERC, Gabriel Rufián, ha puesto en el hemiciclo parte de la conversación del ministro con el exdirector de la Oficina Antifraude. "Esto es la conspiración de un Vito Corleone sin honor. Si el delito es ser catalán e independentista solo merece que mi pueblo lo consiga", ha proclamado.

Antes dejar claro que el ministro le da "asco" ha espetado a los 'populares' que merecen "pasar a la papelera de la historia más negras de este país". "Yo les quiero ganar un guerra 80 años después en la trinchera de una comisión de investigación", ha añadido.

También el portavoz de la antigua Convergència (CDC), Francesc Homs, ha reproducido de viva voz parte de las grabaciones para ridiculizarlas y ha avisado a los diputados del PP de que si no reconocen la gravedad de estos hechos es que no merecen estar en sus escaños. "Han empezado por los independentistas y luego pueden venir ustedes porque ustedes también les caen mal", ha avisado al resto del hemiciclo.

El 'Watergate' español

Desde Podemos, su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, ha defendido que la comisión debe ponerse en marcha, entre otras cosas, para que el ministro aclare si definía como "policía patriótica" a las unidades "irregulares" que fabricaban las pruebas para criminalizar a Podemos y los independentistas.

Errejón ha sentenciado que el ministro ha "fracasado" y que está "de salida" mientras el partido morado "acaba de llegar". Por su parte, el portavoz de En Comú, Xavier Domènech, ha defendido que más que una comisión de investigación haría falta "un 'impeachment' democrático para echar al Richard Nixon español".

En nombre de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez mostrado su apoyo a la comisión porque el Gobierno rechaza someterse al control ordinario del Congreso, por contribuir a "desprestigiar" a las Fuerzas de Seguridad del Estado, por "usar" su despacho para controlar a otras formaciones políticas y porque cualquier explicación de estas grabaciones sólo arroja "más oscuridad y dudas" sobre los principios de legalidad y transparencia que deben marcar la acción de un ministro.

Gutiérrez ha confirmado su respaldo a la creación de la comisión de investigación planteada por el PSOE y no así la de Esquerra Republicana (ERC) y la antigua Convergència (CDC) porque Ciudadanos no va a contribuir a su "victimismo", máxime cuando el Gobierno catalán hace con los Mossos D'Esquadra "lo mismo" que denuncian en su solicitud.

Que se vaya o le cesen

Desde el PNV, Mikel Legarda ha avanzado que los nacionalistas vascos respaldarán abrir una comisión de investigación para esclarecer todo lo que ha rodeado las escuchas de Fernández Díaz y ha aprovechado para exigir que, ya que el ministro no dimite 'motu proprio', el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, proceda a su cese.

El voto negativo del PP lo ha justificado el presidente de la Comisión de Interior, Rafael Merino, quien ha rechazado por "irresponsable" que el Congreso investigue "presuntos hechos ocurridos en otras legislaturas y ha preguntado al PSOE si también respaldaría investigar los GAL si lo planteara Podemos.

Además, ha acusado a la oposición de poner en tela de juicio la profesionalidad de la Policía y la Guardia Civil y ha explicado que, lo que habría que investigar es "quién ha provocado unas escuchas ilegales al ministerio del Interior" y "por qué las grabaciones salieron en plena campaña electoral".

Desde Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador ha confirmado que no apoyará ninguna de las dos solicitudes: la de los socialistas porque considera que "no es creíble" ni "bientencionada", y la de los independentistas catalanes porque, a su juicio, resulta "paradójico" que quienes plantean "el mayor desafío" al Estado de Derecho pretendan investigar parlamentariamente a un ministro que "cumple con sus funciones".