El Comercio

Interior alerta de la elevada «amenaza terrorista contra la aviación civil»

  • Un informe del Citco revela que los drones, los yihadistas «infiltrados» en las aerolíneas y Google Maps son los principales temores en España

«El Daesh, con su recientes atentados en Bruselas y Estambul, ha demostrado que cualquier país puede sufrirlos, incluido España, y en especial aquellos países en los que el turismo es un sector importante». Esta es la principal conclusión del último gran estudio de los servicios de seguridad del Estado sobre la «amenaza terrorista contra la aviación civil» en España.

El informe, de 22 páginas, fechado el pasado mes de agosto y al que ha tenido acceso este periódico, es obra del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (Citco), el principal organismo de recopilación y análisis de datos del Ministerio del Interior.

Este estudio, encargado a raíz del ataque yihadista del pasado 22 de marzo en el aeropuerto belga de Zaventem, no es especialmente optimista: «Pese al incremento de las medidas implementadas para detectar y prevenir nuevas acciones, las organizaciones terroristas continúan teniendo como uno de sus principales objetivos el sector aéreo». También en España y la «magnitud de esta amenaza», augura el Citco, se «mantendrá a corto y medio plazo».

Más allá de reflexiones generales, los máximos expertos de Interior insisten durante todo su estudio en que son tres actualmente los grandes temores de la seguridad de las aeronaves y aeropuertos españoles: los drones, los yihadistas «infiltrados» en las aerolíneas y Google Maps.

El tema del uso por parte de yihadistas de drones para perpetrar atentados preocupa, y mucho, a Interior. Para los servicios antiterroristas, estas máquinas teledirigidas son hoy en día la mayor amenaza del «derribo de un avión desde el exterior». «El escenario que ofrece en la actualidad las mayores vulnerabilidades es el empleo de artefactos no tripulados de pequeñas dimensiones para alcanzar un avión en vuelo. Su uso malintencionado es un riesgo tanto para la navegación aérea como para la seguridad de los ciudadanos y las infraestructuras críticas», apunta el Citco.

«La rápida evolución técnica de estos dispositivos para uso particular los ha convertido en objetos de fácil adquisición para el público en general con un coste mínimo y su empleo malicioso contra la aviación comercial puede ocasionar incluso la caída de una nave, aun en el caso de que el dispositivo no llevase carga explosiva», apostilla el informe que alerta de que el «caso más extremo de esta amenaza» serían los «ataques enjambre» de varios drones contra un avión. A pesar de las «revisiones normativas» para limitar el uso de drones, estos dispositivos son una «gran amenaza».

"Derribo"

En el capítulo de «derribo de aeronaves» desde el «interior», el Citco cree muy difícil que un pasajero pueda acceder a una zona restringida del aeropuerto o a un avión con explosivos habida cuenta de los «estrictos controles» a los que son sometidos los viajeros. Por ello, los expertos apunta a que en España la «hipótesis más peligrosa» es la «presencia de individuos infiltrados entre el personal de servicio (tripulaciones, empresas de catering, personal de seguridad...) que pudieran facilitar la introducción de explosivos al tener acceso a las zonas restringidas». En ese sentido, recuerda el estudio que la principal hipótesis del atentado contra el avión ruso que se estrelló en Egipto es que los yihadistas tuvieron ayuda desde el interior del aeropuerto de Sharm el Sheik.

El Ministerio del Interior también se muestra especialmente preocupado por los atentados en tierra contra aviones y aeropuertos y es ahí donde surge internet. El Citco apunta sin ambages que webs como Google Maps son un peligro en manos de los terroristas. «Los yihadistas -avisa el Citco- pueden hacer uso de las herramientas que ofrece internet para poder realizar tareas previas de planificación y selección de objetivos con herramientas tan comunes como el propio Google Maps. A través de esta aplicación se obtienen imágenes de gran calidad de cualquier recinto aeroportuario, evitando el riesgo que implica para el terrorista el ser detectado en las vigilancias previas habituales a la comisión de una acción».

Más allá de esas amenazas concretas que tanto preocupan a los autores del informes, el Citco insiste en la multitud de llamamientos recientes del Estado Islámico a sus acólitos para atentar contra objetivos aéreos en occidente, la denominada 'Operación Hemorragia', por el desangramiento económico que estos ataques provocan, no solo por la pérdida de los aparatos (y vidas), sino por las medidas de seguridad que hay que implementar cada vez que se produce uno de estos atentados terroristas.

Quizás el único punto optimista del informe es que califica de «improbable» un nuevo 11-S por las «nuevas normas internacionales» de seguridad.