El Comercio

Sánchez dimitirá si el Comité Federal se decide por la abstención

Pedro Sánchez. / Efe

  • La dirección del Secretario Generial pide a las bases que no se envalentonen y reclaman a los militantes que no celebren concentraciones frente a las sedes

  • El departamento de Seguridad del PSOE ha solicitado a la Delegación del Gobierno un refuerzo de la presencia policial mañana en los alrededores de Ferraz

Y al tercer día habló. Pedro Sánchez reunió a los medios a las 20:30 horas en Ferraz, aunque hasta las 20:45 no apareció, para realizar una declaración sin preguntas ante la grave crisis que atraviesa el PSOE. No lo hizo para anunciar su dimisión, sino para decir que continuará con su pulso a los críticos socialistas. No obstante, el Secretario General del PSOE abrió la puerta a su dimisión en caso de que el Comité Federal se decida por la abstención ante una investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno.

más información

"O se monta una gestora, como algunos pretenden, para que lleve al PSOE a que gobierne Mariano Rajoy a través de la abstención, o deciden los militantes en un congreso y mantenemos el 'no' a Rajoy e intentamos un gobierno alternativo de cambio y transversal, como aprobó el Comité Federal", ha señalado el líder del PSOE, que ha defendido que él no puede "administrar" una decisión que no comparta.

Fuentes socialistas han explicado después que, con este mensaje, Sánchez ha querido "centrar el debate" de este sábado. No se trata de un cambio del orden del día, han explicado, sino que se mantiene lo previsto en la convocatoria de este jueves.

Es decir, que se someterá a votación convocar un congreso en noviembre, con primarias el 23 de octubre, y se entenderá que si Sánchez no logra sacar adelante esta propuesta, dará un paso atrás para que se monte una gestora, que él ha ligado a una abstención.

Sánchez ha identificado en esta posición a sus críticos, pero ha recalcado que esto no implica que crea que esto "signifique que aquellos compañeros que lo defienden estén más cerca de la derecha". "Lo que sí advierto es de sus consecuencias, del error que ello significaría para el Partido Socialista", ha remachado.

Porque cree que "la abstención abriría la puerta a la legislatura del chantaje" y está "convencido de que España no se merece cuatro años más de Rajoy", un presidente que "ha mentido sistemáticamente a la sociedad española, que con sus políticas retrógradas ha provocado desigualdad, pobreza, fractura territorial e indignación ante los eternos casos de corrupción que le afectan y de los que no ha asumido ninguna responsabilidad política".

Era la primera ocasión en la que Sánchez va a dar explicaciones públicas después de la dimisión de 17 miembros de la Ejecutiva el pasado miércoles por la tarde en protesta por su propuesta de celebrar primarias en octubre y un congreso antes de fin de año.

El Secretario General del PSOE defendió el Congreso frente a la gestora para dar legitimidad al voto de los militantes, agradeció "las muestras de apoyo y cariño en este momento delicado" y dijo compartir "el desgarro de los progresistas".

Salir a la calle para respaldar a Sánchez

Esta mañana, la ejecutiva de Pedro Sánchez, "en funciones", ha hecho un llamamiento a las bases del partido para que no se dejen llevar por la exaltación. Después de que un grupo de militantes se presentara ayer frente a la sede del PSPV, para protestar contra su secretario general y presidente autonómico, Ximo Puig, y de que hayan llegado informaciones sobre la intención de algunos afiliados de fletar autobuses para plantarse mañana ante Ferraz, donde se celebrará un convulso Comité Federal, han considerado preciso intervenir.

"Ahora más que nunca, es necesario que los socialistas seamos un referente de madurez y prudencia, cualidades que la militancia del PSOE ha mostrado de forma ejemplar en los últimos días", defienden. Los críticos claman al cielo. Llevan tiempo denunciando una estrategia de Sánchez para enfrentar a las bases contra sus barones críticos y consideran que el modo en el que el secretario general, al que ya no reconocen, justificó su intención de convocar un congreso exprés para blindarse en el cargo el pasado lunes echó aún más gasolina a ese fuego.

Entre las bases, más temperamentales y menos dispuestas a asumir posturas posibilistas que quienes tienen responsabilidades institucionales, el 'no' a desbloquear un Gobierno de Mariano Rajoy se ha convertido en un clamor. Y el equipo de Sánchez, que en un primer momento defendió que tras los resultados electorales del 26 de junio había que pasar a la oposición, ha acabado subiéndose a esa ola con la esperanza de apuntalarse frente a unos adversarios internos que no les han dado cuartel en los dos años que llevan al frente del PSOE.

Ahora, muchos militantes quieren salir a la calle para respaldar a Sánchez. Y Ferraz ha entendido que se hacía precisa su intervención. "Apelando a la responsabilidad que siempre han demostrado, -dicen en un comunicado- hacemos una llamada a la calma para evitar cualquier tipo de concentración frente a nuestras sedes y locales, de forma que la serenidad presida, también ahora, nuestro comportamiento".

Pero además, y pese a lo enconado de las posiciones, aseguran que hay que estar tranquilos. "Con la seguridad de que, entre todos, -llegan a afirmar- resolveremos democráticamente las diferencias que han desembocado en esta situación".

Refuerzos policiales

La Delegación del Gobierno reforzará mañana la presencia policial en los alrededores de la sede del PSOE de la calle Ferraz para garantizar la seguridad de los militantes que acudan al Comité Federal y de los ciudadanos que pasen por la zona.

Fuentes de la Delegación han informado de que la institución ya había previsto este refuerzo de la seguridad para mañana, pero además hoy el departamento de Seguridad del PSOE ha remitido un escrito a la institución que preside Concepción Dancausa solicitándolo.

En el escrito se pide presencia policial mañana en las inmediaciones de la sede socialista "ante la posibilidad de enfrentamientos entre militantes" y que de haya congregados que "intenten influir en las diferentes delegaciones que acudan al Comité", según las fuentes.