El Comercio

«España es la principal ruta de suministro de drogas de Daesh»

Combatientes del grupo yihadista Estado Islámico.
Combatientes del grupo yihadista Estado Islámico. / Reuters
  • Un informe de inteligencia afirma que el grupo terrorista lleva meses usando la península para introducir heroína y cocaína en Europa a fin de financiar la yihad

El título del informes es, cuanto menos, impactante. “España: la principal ruta de suministro (de drogas) de Daesh”. El autor del dosier es la Asesoría de Inteligencia y Consultoría de Seguridad (AICS). Y la conclusión de sus especialistas es inquietante: “España está aumentando su importancia dentro de la rama logística de la organización terrorista (Daesh)” gracias al tráfico de heroína y cocaína, fundamentalmente, que entra a Europa desde el norte de África, con destino a Bélgica y Holanda.

El estudio, fechado el pasado 12 de septiembre y al que ha tenido acceso este periódico, asegura que diversos servicios de inteligencia vienen alertando de importantes “modificaciones” en las prácticas de los acólitos del Estado Islámico para mover yihadistas hacia el ‘Califato’ y para buscar financiación. Sostiene AICS que “la presión de los servicios de seguridad” tras los atentados del pasado noviembre en París ha hecho que el Daesh apueste por la denominada ‘ruta española’ para enviar voluntarios desde Europa hasta el norte de África” y desde allí a Siria o Irak. Se trata de una vía que pasa -según diversos informes anteriores- por todo el levante peninsular hasta llegar a los puertos del sur de España, desde donde los supuestos terroristas embarcan con destino a Marruecos y, desde allí, a las zonas de Argelia controladas por las franquicias del Daesh.

Pero esta ‘ruta española’ y su logística–y ahí reside la principal novedad del informe de inteligencia- no solo estaría siendo usada por los yihadistas voluntarios de camino al Califato en sentido de ida, sino también en sentido de vuelta para introducir drogas en España con las que financiar atentados. “Es la misma ruta (de regreso) pero con detalles operativos específicos”, señala el dosier.

Almería

Según el informe, el principal puerto de entrada de esos alijos para financiar al Daesh sería el de Almería. El informe recuerda que en agosto un belga de origen marroquí fue detenido en el paso de Beni Enzar en Melilla “con un coche cargado con material químico adecuado para hacer sustancias explosivas”. Ese individuo “había utilizado el puerto de Almería para cruzar el estrecho”, de acuerdo con las informaciones que maneja la asesoría.

“Esta vía (la de Almería a Melilla) se habría convertido en la principal ruta para el contrabando de narcóticos ilícitos (controlados por el Daesh) desde el norte de África a Bélgica y Holanda”, destaca el informe, que asegura que la “relación entre afiliados al Estado Islámico y traficantes de drogas” de Melilla “es conocida desde hace tiempo” por los servicios antiterroristas.

AICS apunta que las redes que controlan los terroristas del autodenominado ‘Califato’ están “utilizando el sistema tradicional de contrabando” de las “porteadoras femeninas” de Melilla, pero también en Ceuta, las llamadas mujeres tortuga que entran en la ciudad para comprar objetos de consumo y revenderlos en Marruecos. La consultoría asegura que ellas están siendo utilizadas para introducir alijos en ambas ciudades. “La decisión de utilizar este sistema frente a los vehículos capaces de transportar grandes cantidades de producto puede estar relacionada con la falta de control sobre estas mujeres a ambos lados de la frontera” apunta el documento.

Además de estos procedimientos, yihadistas cercanos al Daesh –siempre de acuerdo con el análisis de AICS- han abierto otra vía de financiación con la “extorsión de contrabandistas de perfil bajo que operan en Melilla y Ceuta y que se ven obligados a pagar algún tipo de impuesto revolucionario para que se le permita continuar con sus actividades”.

Según los expertos de inteligencia, el tráfico de drogas que pasa por Melilla y el este de la península con destino a Europa se dedica “principalmente para financiar las operaciones de grupos terroristas en África”, en particular las franquicias del Daesh de Argelia (Jund al- Khilafa) y de Nigeria (Boko Haram y Gharb Ifriqiyya). El dinero fruto de la extorsión a los contrabandistas, “obviamente menor” que el tráfico de drogas a gran escala, estaría siendo dirigido a financiar exclusivamente los viajes de los “voluntarios” a Oriente Medio para unirse a las filas de Abu Bakr al-Baghdadi.