El Comercio

La FSA espera que la gestora «normalice» la situación del partido

  • Agradece la confianza depositada en Javier Fernández por parte del comité federal

La Federación Socialista Asturiana (FSA) confía en que la comisión gestora constituida en la madrugada del pasado domingo y capitaneada por el secretario general de los socialistas asturianos, Javier Fernández, permita «encaminar a la organización a un pronto proceso de normalización». La comisión ejecutiva autonómica envió ayer un escueto comunicado en el que mostró su «agradecimiento» por la confianza que el comité federal depositó en el líder asturiano para presidir esta gestora y, por otra parte, su deseo de que se consigan «superar las dificultades» que está atravesando el partido.

La FSA ya se había posicionado a favor de la constitución de una gestora el pasado jueves, cuando el secretario de Organización y diputado autonómico, Jesús Gutiérrez, se mostró partidario de constituir este órgano como proceso de transición para la celebración de un congreso ante la dimisión de la mitad más uno de los integrantes de la ejecutiva de Pedro Sánchez.

Ya entonces el nombre de Javier Fernández sonó con fuerza. Antes incluso de que renunciara Sánchez, el secretario general de los socialistas asturianos estaba en el candelero porque, pese a estar alineado con el sector crítico, es un líder bien visto por la familia socialista y es considerado un «referente moral» del partido. Hay quien asegura que hace meses que en el sector crítico había trazado esta ruta y ya pensaba en Fernández para esta importante labor.

Su papel ahora no será, en absoluto, fácil. Tendrá que dar solución al bloqueo político actual de forma urgente, porque el tiempo apremia. Si el objeto es evitar unas elecciones es necesario que el PSOE adopte una postura política de forma inmediata y, visto el conflicto abierto en el seno del partido, será muy complicado conseguir el consenso de la mayoría de la militancia. Una vez solucionada esta situación, o de forma paralela, Fernández deberá lidiar con las diferentes facciones del partido para tratar de recomponer la agrupación.

Tendrá, además, que compaginar esta complicada tarea encomendada con sus responsabilidades como presidente del Gobierno del Principado. Él mismo aseguró el pasado viernes, cuando la diputada de Foro Cristina Coto le dedicó un mensaje de despedida ante la posibilidad de que cesara sus funciones como jefe del Ejecutivo, que «no estaba pensando en semejante cosa».