El Comercio

El PP de Asturias se ofrece como alternativa para pactar las cuentas

El portavoz de Podemos, Emilio León, conversa con el socialista Fernando Lastra, con el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, en el centro, ayer, en la Junta General.
El portavoz de Podemos, Emilio León, conversa con el socialista Fernando Lastra, con el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, en el centro, ayer, en la Junta General. / ÁLEX PIÑA
  • Las dos formaciones de izquierdas advierten de que la abstención imposibilitará el acuerdo presupuestario

El embrollo interno del PSOE, la oscilación entre el 'no' que oficialmente todavía es la posición del partido sobre la investidura de Mariano Rajoy y una hipotética abstención, complica aún más la gobernabilidad del Principado. Podemos e IU alertaron ayer al presidente del Ejecutivo y ahora cabeza visible de la gestora socialista, Javier Fernández, de que un giro a la derecha de su partido que sirva para mantener al PP en la Moncloa tendría serias consecuencias sobre la política regional, comenzando por los presupuestos de 2017. Los populares asturianos, mientras, se ofrecen como alternativa para que las cuentas del próximo ejercicio prosperen a cambio de cesiones en materia fiscal.

Es un hecho que Asturias se ha movido al ralentí en esta primera parte de la legislatura, que ya encara su segundo año. El Gobierno de Fernández solo ha sido capaz de cerrar un acuerdo con IU que a estas alturas no pasa por sus mejores momentos. Con sucesivos procesos electorales de por medio, la previsible mayoría de izquierdas que pasaría por incorporar a Podemos no ha conseguido cuajar. Y, a la vista de la lectura que los portavoces de los partidos hicieron ayer del monumental follón en que vive instalado el PSOE, cualquier posibilidad de entendimiento entre las tres fuerzas saltaría por los aires en caso de que los socialistas avalasen con su abstención la investidura de Rajoy.

«Estamos preocupados porque Javier Fernández ya trató de dar Oviedo a Agustín Iglesias Caunedo y no sabemos si ahora va a dar el gobierno a Rajoy», soltó el portavoz de Podemos, Emilio León, que abundó en la hipótesis de una entente PSOE-PP que, a su juicio, quedó patente en el acuerdo presupuestario de ambas fuerzas para 2015 que, opinó, podría repetirse ahora. León, que trató de arrimar el ascua a su sardina por la vía de cortejar para su fuerza política al «votante socialista desamparado, con el corazón partido», mostró su convencimiento de que un viraje a la derecha del PSOE en Madrid «alteraría» el panorama en Asturias, comenzando con las negociaciones presupuestarias.

«Sería un desastre» que el PSOE sirviese el gobierno al PP en bandeja de plata, dijo Gaspar Llamazares, de IU, que dio por seguro que esa alternativa, de concretarse, «dificultaría» la posibilidad de articular un gobierno de la izquierda en Asturias y crearía un «mal clima» con vistas al diálogo sobre el presupuesto. «Una orientación a la derecha allí condiciona lo que pasa aquí», aseveró.

De las presiones sobre el PSOE trató de defenderse su portavoz parlamentario, Fernando Lastra, que instó a las fuerzas que maniobran en ese sentido a clarificar tanto si están dispuestas a hacer concesiones a las fuerzas nacionalistas catalanas, que reclaman un referéndum de independencia, como si consideran que el escenario de unas terceras elecciones sería razonable. Lastra pidió «respeto» y anotó que se tomarán las decisiones «que convengan a España y a nuestro partido».

En este terreno bacheado, quienes menos parecen tener que perder son los populares asturianos. Su presidenta, Mercedes Fernández, pidió ayer «pactos y acuerdos» para que España tenga un gobierno «potente» y emplazó al PSOE, dirigido provisionalmente por Javier Fernández, a hacer una apuesta por la «gobernabilidad» del país. La líder del PP evitó hablar de contrapartidas si los socialistas aúpan a Rajoy a la Moncloa, pero recordó el apoyo que su formación dio a los presupuestos asturianos de 2015 para explicar que también ahora tienen «la puerta abierta» al diálogo si el Ejecutivo regional admite su propuesta de suprimir el impuesto de Sucesiones.

Desde Foro, Cristina Coto cuestionó la imagen de referente moral del PSOE que se intenta transmitir de Javier Fernández, aludiendo a su condición de «ahijado político» de José Ángel Fernández Villa. Y Nicanor García, de Ciudadanos, instó al líder socialista a desbloquear la situación del país y buscar un acuerdo presupuestario en Asturias.