El Comercio

Fernández cree que el PSOE «se ha podemizado» y pide un perfil propio

Javier Fernández, acompañado por el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, ayer, en los pasillos del Congreso de los Diputados.
Javier Fernández, acompañado por el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando, ayer, en los pasillos del Congreso de los Diputados. / EFE / PACO CAMPOS
  • El presidente de la gestora subraya que es preferible que Rajoy gobierne ahora en minoría a que lo haga en diciembre con mayoría

El presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, opinó ayer que en los últimos tiempos su partido se ha «podemizado» en algunos de sus comportamientos y defendió que la organización tenga un perfil propio, sin intentar imitar a otros. «No tenemos que parecernos a nadie que no seamos nosotros mismos», remarcó el también presidente del Principado y líder de los socialistas asturianos.

«Nosotros somos otra cosa y hay que demostrarlo en las instituciones, ahora que Podemos ha pasado de ser guerrilla a tropa regular», reflexionó Fernández en una entrevista en la Cadena Ser. El PSOE, anotó, ha sido y es «un partido de mayorías» y no puede olvidarse de ello y buscar en exclusiva la hegemonía de la izquierda si es a costa de renunciar a ser alternativa de gobierno. El objetivo, dijo, es volver a atraer a las clases medias y profesionales, que además se están «proletarizando» y que buscan soluciones a sus problemas. «El PSOE es socialista, obrero y federal pero tiene que contar con todos aquellos que no son socialistas, obreros ni federales», abundó en el análisis.

La 'podemización' a la que hizo referencia Fernández tendría que ver también con la forma en que el PSOE toma sus decisiones. Un partido con cultura propia y casi 140 años de historia y trayectoria, apostilló, no puede actuar como una formación, la morada, que «acaba de nacer» al calor de una coyuntura política determinada.

En este sentido, no quiso descartar que la decisión que pueda adoptar el PSOE respecto de una abstención que permita la investidura de Mariano Rajoy sea sometida a ratificación de las bases, si alguien lo pide en el comité federal y así se aprueba, pero advirtió de que los dirigentes del partido son elegidos para tomar decisiones y «liderar no es seguir». No se puede, dijo, remitir de forma permanente la responsabilidad a las bases aunque, matizó, «es necesario hablar con ellas».

Solo dos opciones

El responsable provisional de los designios socialistas insistió en la teoría de que su partido se mueve entre dos alternativas, la abstención para que gobierne el PP o unas terceras elecciones, dando por descartada cualquier opción de gobernar, vista la imposibilidad de poner de acuerdo a Podemos y Ciudadanos y teniendo en cuenta el rechazo rotundo a los acuerdos con los independentistas catalanes. Y, como lleva haciendo estos últimos días, dio a entender, aunque sin expresarlo abiertamente, que su criterio sería la abstención porque «hay una cosa peor que un gobierno en minoría de Rajoy: un gobierno en mayoría».

«El PSOE tiene que plantearse cuál de esas dos soluciones, que son malas las dos, es menos mala para España y para el partido», argumentó Javier Fernández, que garantizó que en caso de llegarse al escenario de una nueva llamada a las urnas, los socialistas elegirían al candidato en primarias. El responsable de la gestora, por otro lado, se mostró convencido de que la división interna que atraviesa el PSOE estos días no tendrá traslación al grupo parlamentario en caso de tener que votarse la investidura de Mariano Rajoy.

«Estoy convencido de que eso no va a ocurrir», señaló al ser preguntado sobre si teme que los diputados 'sanchistas' y los adscritos al PSC se muevan de forma autónoma y rompan la disciplina de voto.