El Comercio

Adriana Lastra, con Wenceslao López detrás, en un acto de la última campaña electoral.
Adriana Lastra, con Wenceslao López detrás, en un acto de la última campaña electoral. / EFE / CEREIJIDO

Socialistas asturianos cuestionan el viraje del PSOE hacia la abstención

  • Adriana Lastra critica la «escenificación» de los diputados en el Congreso y el alcalde de Oviedo pide que toda decisión sea ratificada por la militancia

El previsible viraje del PSOE hacia una abstención que propicie la investidura de Mariano Rajoy, o como mínimo la forma en que se está abordando ese proceso, está provocando el descontento y la crítica de distintos socialistas asturianos. La reunión del martes en el Congreso en la que una veintena de diputados, entre ellos Antonio Trevín, apuntaron hacia esa alternativa como única vía para impedir unas terceras elecciones, que se verían como el peor de los escenarios, ha generado mucho resquemor. La también parlamentaria Adriana Lastra, integrante de la extinta ejecutiva de Pedro Sánchez, habló ayer, en relación con ese cónclave interno, de «la escenificación que algunos tenían planeada para justificar la abstención», hecho que motivó que los 'sanchistas' guardaran silencio al entender que no se trataba del espacio adecuado para abrir tal debate. Por su parte, el alcalde de Oviedo, Wenceslao López, defendió, contra el criterio que parecen sostener la gestora y su presidente, Javier Fernández, que cualquier cambio de criterio sea ratificado por la militancia.

Todo apunta a que la gestora que provisionalmente lleva las riendas del PSOE y que encabeza el presidente del Principado y líder de los socialistas asturianos está tratando de escribir el relato político sobre el que soportar el giro del 'no es no' a Rajoy a una abstención que facilite la investidura del líder popular. Pero no todos en el partido están cómodos con el desarrollo de los acontecimientos. Los 'sanchistas' mantienen el criterio de rechazo al aspirante del PP y ese mensaje, 'no a la derecha', fue el que precisamente utilizó ayer Lastra para afear determinados comportamientos.

«La mayoría de los diputados socialistas no hablamos», apuntó en referencia a que si bien 23 de los 26 intervinientes en la reunión del grupo se pronunciaron, de forma más o menos explícita, a favor de la abstención, el resto -en total son 85- no tomaron la palabra. «No íbamos a participar de la escenificación que algunos tenían planeada para justificar la abstención», dijo en velada alusión a los parlamentarios que defendieron dejar atrás el 'no' a Rajoy.

El proceso interno que vive el PSOE es muy delicado y cualquier movimiento es susceptible de herir sensibilidades. Que la gestora haya deslizado su preferencia por limitar la toma de decisiones sobre la posición en la investidura al comité federal, evitando la consulta a las bases, no es compartida por el alcalde de Oviedo. «Sería conveniente que se consultase a la militancia porque si no podría producirse una ruptura importante a nivel de estrategia política de partido», opinó López, que también dejó claro, en alusión a la reunión del Congreso, que en ningún caso el poder de decisión reside en los parlamentarios y sí en el partido.

Resolución vigente

En el 'no' al Partido Popular se mantiene, al menos por el momento, el secretario general de Juventudes Socialistas y diputado en la Junta General Nino Torre. «A día de hoy hay una resolución aprobada, que yo voté a favor, en la que decíamos que no íbamos a apoyar a Rajoy», precisó, partidario de ceñirse a un texto que, dado que nada ha cambiado, continúa vigente.

Torre explicó que en el comité federal del sábado se discutió sobre la celebración o no de un congreso exprés que revalidase o tumbase el liderazgo de Pedro Sánchez pero que sobre la mesa no estuvo la discusión sobre el voto a ejercer en una hipotética sesión de investidura. Y recalcó que, hasta ahora, nada le ha hecho cambiar su criterio de oposición al PP. «Tendrán que convencerme mucho y tendré que escuchar atentamente los argumentos para convencerme de si la mejor opción es la abstención, aunque a día de hoy no lo creo», remató.