El Comercio

Pablo Iglesias rechaza de nuevo participar en los actos del 12 de octubre

Pablo Iglesias.
Pablo Iglesias. / Javier López (Efe)
  • Podemos argumenta que su lugar está "con la gente" y no en celebraciones "comiendo canapés" mientras la ciudadanía sufre

Podemos ha decidido no participar en los actos que tendrán lugar el 12 de octubre con motivo de la Fiesta Nacional y, por lo tanto, ni su secretario general, Pablo Iglesias, ni ningún otro dirigente ni portavoz asistirán el próximo miércoles ni al desfile militar ni a la recepción que como cada año ofrecen los Reyes en el Palacio Real, según confirman fuentes del equipo del líder del partido morado.

Al igual que el año pasado, cuando Iglesias ya rechazó participar en estos actos, el partido morado argumenta que su lugar está "con la gente", trabajando "en la defensa de los derechos y la justicia social en este país", y no en celebraciones "comiendo canapés" mientras la ciudadanía sufre, según explican las fuentes consultadas.

Su ausencia entonces no pasó desapercibida, a un mes de que se celebraran las elecciones generales del 20 de diciembre. De hecho, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, aprovechó su presencia en la recepción real para reprochar a Iglesias su decisión, ya que según defendió, "para ser presidente de España hay que celebrar el día de España".

Además, su decisión de no acudir vino precedida de polémica, después de que el propio Iglesias asegurara no haber recibido invitación. Al conocer las quejas del líder de Podemos, Zarzuela especificó fecha y hora del envío y el partido morado achacó la confusión a que ésta había sido remitida a una dirección que no es la habitual para este tipo de cuestiones.

Críticos con los Princesa de Asturias

Iglesias también ha declinado acudir a la ceremonia de entrega de los Premios Princesa de Asturias. El partido morado explica que aunque respetan los galardones y comparten "la importancia de cuidar la ciencia y la cultura, consideran que "lo que toca" es centrarse en trabajar de forma "responsable" para frenar la emigración de los científicos españoles, por un lado, y poner en marcha políticas de apoyo a la cultura, por otro.

De hecho, la formación de Iglesias se ha mostrado muy crítica con estos premios desde que llegó a las instituciones asturianas. Además de secundar en la pasada edición las protestas convocadas por organizaciones de izquierdas, replublicanas y sindicales en las proximidades del Teatro Campoamor, sus representantes en el Ayuntamiento de Oviedo -integrados en la candidatura Somos- pidieron sin éxito la eliminación de la subvención que destina el consistorio a la Fundación Princesa de Asturias.