El Comercio

Fernández reta a Rajoy a gobernar en minoría y buscar apoyos como él hace en Asturias

Javier Fernández, pensativo, ayer, en un momento del pleno de la Junta General.
Javier Fernández, pensativo, ayer, en un momento del pleno de la Junta General. / EFE / CEREIJIDO
  • El líder socialista cree que el PP deberá procurarse la estabilidad «cada día y cada semana» y se pone como ejemplo: «Algunos lo hacemos de forma permanente»

El PSOE avanza lentamente hacia una abstención que el presidente de la gestora y del Principado, Javier Fernández, se resiste a confirmar, respetuoso como siempre ha sido con los procesos internos y a la espera de una próxima reunión del comité federal, y poco a poco va perfilando las condiciones de la misma. Será un voto destinado exclusivamente a evitar unas terceras elecciones y favorecer la composición de un gobierno y el arranque práctico de la legislatura, reiteró ayer Fernández en los pasillos de la Junta General, instando a quien volverá a ocupar el despacho de la Moncloa a pensar que, a partir de entonces, tendrá que procurarse «cada día, cada semana» la estabilidad y los apoyos que requiera para sacar adelante sus políticas. Los socialistas «en ningún caso» comprometen ese respaldo con la abstención, remarcó.

Rajoy, vino a decir Fernández, tendrá que pasar por una situación similar a la que él vive a diario en la Junta General, con un Gobierno en minoría sin los apoyos parlamentarios suficientes para impulsar sus proyectos y obligado a negociar cada medida, cada iniciativa, hasta la última coma. «Algunos lo hacemos de manera permanente y sabemos bastante de eso», reflexionó el jefe del Ejecutivo asturiano. El PSOE, pues, se abstendrá y pasará directamente a la oposición. Y el PP tendrá que buscarse la vida pleno a pleno, comisión a comisión, ley a ley.

Sí da la sensación de que en el ámbito nacional las relaciones de PP y PSOE comienzan a desengrasarse después de que, con Pedro Sánchez al frente de la ejecutiva socialista, la comunicación con los populares fuese nula. Fernández y Rajoy han vuelto a hablar por segunda vez para clarificar los mensajes cruzados que desde los dos partidos habían salido en los últimos días, y ahora todo queda a la espera de que el PSOE convoque un comité federal, todavía, sin fecha, para decidir si materializa la abstención que todos dan ya por segura. Será el comité federal, máximo órgano entre congresos, el que tome esa decisión y no la militancia, pese a la exigencia de los 'sanchistas' de realizar una consulta a las bases.

En plena tormenta interna, Fernández dijo estar confiado en que, en caso de optarse por la abstención, todos los diputados socialistas respeten la disciplina de voto y no haya 'versos sueltos'. Se mostró «convencido» de que el grupo asumirá la decisión del comité federal y actuará «como siempre ha hecho», en unidad de acción. En cuanto al PSC, recordó que se encuentra en un proceso de renovación de su dirección y ahí enmarcó la marejada que se vive en el socialismo catalán.