El Comercio

El Gobierno dará a Asturias menos dinero en 2017 y hace un agujero en su presupuesto

El portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, y la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, en un pleno de la Junta.
El portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, y la consejera de Hacienda, Dolores Carcedo, en un pleno de la Junta. / EFE / CEREIJIDO
  • Los ingresos caen 50 millones por la menor liquidación del año 2015, mientras los anticipos del sistema de financiación se congelan y su aportación será bastante similar

«Tanto esperar para esto», vienen a pensar en los despachos del Gobierno asturiano después de haber analizado la información remitida por el Ministerio de Hacienda con los datos necesarios para que la comunidad pueda elaborar su proyecto de presupuestos. El problema es que se trata de una documentación parcial e insuficiente, estiman en el Ejecutivo socialista, porque se traslada una estimación de recursos que no tiene en cuenta el crecimiento económico y de ingresos para 2017 y se limita a copiar las cifras de 2016. Algo que, en la práctica, supone que Asturias contará el año próximo con menos fondos que el actual. Un roto, pues, en las cuentas que el Principado prepara para su debate parlamentario, aunque todavía queda mucha tela que cortar.

El debate es difícil y complejo. En el actual escenario de bloqueo político estatal, el Gobierno en funciones de Mariano Rajoy no ha iniciado trámite alguno -no puede, según su versión, no quiere en opinión de los críticos- para el impulso de los presupuestos de 2017. Con ese argumento, el Ejecutivo se había negado hasta ahora a trasladar a las autonomías los datos básicos para que estas puedan impulsar sus propias cuentas. Hasta el viernes, cuando, tal y como informó ayer este periódico, llegaron a las consejerías de Hacienda de las distintas regiones, Asturias entre ellas, cartas con información sobre la financiación de que dispondrán en 2017.

Y aquí todo se enreda. Con la justificación de que se va a una prórroga, el Ministerio de Hacienda informa a las comunidades de que los anticipos del sistema de financiación autonómica, el grueso de los recursos de sus presupuestos, más del 70% en el caso de Asturias, se 'congelan' el año que viene. Esto es, que el Gobierno trasladará en 2017 a las regiones más o menos los mismos recursos que en 2016, con pequeñas variaciones, porque toma como referencia las cuentas vigentes, que previsiblemente se prorrogarán, y no el escenario de crecimiento de la economía y por tanto de los ingresos previsto para el próximo ejercicio. Ese dinero extra, esa mayor recaudación, no existe en la práctica.

Eso en lo referente a los anticipos. La segunda parte del dinero que las comunidades reciben del modelo de financiación tiene que ver con las liquidaciones. Todos los años Hacienda hace una estimación del dinero que podrá transferir a las comunidades y ejecuta el pago.

Al cierre del ejercicio, con los datos de los ingresos ya definitivos, comprueba si se ha pasado en los pagos o se ha quedado corta. En el primer caso, las autonomías tienen que devolver el exceso. En el segundo, salda la deuda. Este año Asturias disfrutó de una liquidación positiva correspondiente a 2014 de 148 millones. Para 2017 la liquidación, en su caso de 2015, también será favorable, pero en menor medida: 98 millones de euros.

¿Cuál es el impacto real de este conjunto de factores? Que en 2017, atendiendo a la información remitida por el ministerio, Asturias contaría con menos recursos que este año pese a que la economía crece y por tanto los ingresos también lo hacen. De antemano, 50 millones por la diferencia ya mencionada en las liquidaciones, 98 millones frente a 148. Y luego están los anticipos, ya que aunque el Principado trabaja aún con la documentación remitida desde Madrid y está pendiente de aclaraciones y consultas en un contacto con el ministerio previsto para mañana, la 'congelación' de recursos apunta a que el dinero a recibir por esta vía sea bastante similar al ingresado este año.

El proceder del departamento que pilota Cristóbal Montoro ha irritado sobremanera al Gobierno asturiano, que no entiende que traslade su previsible escenario de prórroga a las autonomías. El Ejecutivo aguarda a la reunión de mañana para saber si por parte del ministerio se ofrece algún tipo de información complementaria. Pero no se va a quedar de brazos cruzados.

El criterio del Ejecutivo de Javier Fernández es que, en caso de que Hacienda persista en su actitud, planificará el presupuesto asturiano no atendiendo a los datos remitidos desde Madrid sino a sus propias estimaciones, que sí tendrían en cuenta la mayor recaudación fruto del dinamismo de la economía y que, por tanto, supondría contar en 2017 con mayores recursos que este año.

La cuestión está en si ese dinero extra que presupuestaría el Principado no sería virtual en la medida en que el Gobierno central no lo contempla en sus cálculos. Es verdad, eso sí, que el propio Ministerio de Hacienda admite que la información que ha remitido a las regiones es «provisional y parcial» y que se actualizaría en la medida en que el panorama vaya cambiando.