El Comercio

Villa tendrá que someterse a un nuevo examen neurológico

Fernández Villa, junto a José Antonio Postigo, en 2013.
Fernández Villa, junto a José Antonio Postigo, en 2013. / EFE
  • La Audiencia Provincial desestima el recurso de su defensa contra la prueba solicitada por el instructor de la causa contra el exsindicalista

El exsindicalista José Ángel Fernández Villa tendrá que someterse a un examen neurológico que le practicará un profesional independiente designado al efecto por el juzgado que instruye la causa. La Audiencia Provincial informó ayer de su decisión de desestimar el recurso de la abogada de Villa, Ana García Boto, que había recurrido en mayo la decisión del juzgado de instrucción número 2 de Oviedo de someter al exsindicalista a dicha prueba pericial.

El 19 de abril pasado, el neurólogo que había tratado a José Ángel Fernández Villa hasta hacía entonces un año, Julio Pascual, se ratificó en su informe médico y declaró en el juzgado que el exdirigente sindical padece un «deterioro cerebral de tipo frontal, de origen probablemente vascular», que afecta a la parte del cerebro que rige la «capacidad de tomar decisiones, el juicio, el control de los esfínteres, la atención y muchas funciones intelectuales». El doctor Julio Pascual puntualizó a continuación que, si bien ese deterioro le merma sus facultades intelectuales, no significa que el exsindicalista padezca Alzheimer ni que tenga problemas de memoria. Facultad, esta última, que tiene «bien conservada».

Con este cuadro médico, el neurólogo Julio Pascual emitió en enero de 2015 un informe para excusar la comparecencia de su paciente en la comisión de investigación convocada en aquel momento en el Parlamento asturiano para tratar de esclarecer el origen de su fortuna oculta.

Dado que el informe de Pascual se podría considerar de parte y también que el gabinete Ontier, que representa al SOMA-Fitag-UGT en la causa que sigue contra Villa reclama una nueva pericial, el juzgado acordó practicarla, lo que recurrió García Boto. Ahora, la decisión de la Audiencia Provincial no sólo desestima el recurso de la defensa de Villa, sino que aprecia «en él una finalidad simplemente opositora» y determina que las costas procesales causadas por este recurso se le impongan al propio José Ángel Fernández Villa.

De hecho, tanto la jueza que se ocupa del caso, Simonet Quelle, como el fiscal, Enrique Valdés-Solís Iglesias, estiman pertinente dicha pericial neurológica con el objetivo de determinar la capacidad real que tiene el exlíder sindical para declarar en sede judicial en calidad de investigado. Y, de la misma forma, si está en condiciones de ser juzgado.

Por otra parte, la Audiencia Provincial también informó ayer de su decisión de desestimar el recurso que Ana García Boto interpuso en junio contra otro auto del juzgado que instruye la causa que ordenaba determinar la identidad de las personas con facultades de disposición en las cuentas bancarias del SOMA. En su decisión, la Audiencia Provincial subraya que dicha prueba se ordenó «conforme al interés primigenio de la parte ahora disidente». Por ello, también impone las costas causadas por este recurso a Fernández Villa, por promoverlo «con un fundamento carente de relevancia para la investigación».