El Comercio

Las agrupaciones del PSOE asturiano se dividen entre el 'no' y la abstención

De espaldas, Elsa Pérez, Jesús Gutiérrez, Guillermo Martínez y Fernando Lastra, ayer, momentos antes del comienzo de la reunión en la sede de la Federación Socialista Asturiana en Oviedo.
De espaldas, Elsa Pérez, Jesús Gutiérrez, Guillermo Martínez y Fernando Lastra, ayer, momentos antes del comienzo de la reunión en la sede de la Federación Socialista Asturiana en Oviedo. / PABLO LORENZANA
  • El rechazo a facilitar la investidura de Rajoy gana en las organizaciones con más peso y militantes, aunque son más las juntas que respaldan la posición de la FSA y la gestora

El debate que agita las entrañas del PSOE, mantenerse en el 'no es no' a Mariano Rajoy o, como todo apunta que sucederá, virar hacia una abstención que facilite un gobierno del PP, se vivió ayer con intensidad en la reunión que la dirección de la Federación Socialista Asturiana mantuvo con representantes de una treintena de agrupaciones locales del área central de la región. El cónclave dejó claro que el partido está lejos de alcanzar una posición unánime. Fueron mayoría las intervenciones favorables a la tesis de dejar gobernar a los populares, como defiende la gestora y su presidente, Javier Fernández. Sin embargo, las organizaciones municipales más potentes, con más peso político y militantes, siguen instaladas en una posición de rechazo frontal a la posibilidad de entregar a Rajoy las llaves de la Moncloa por otros cuatro años.

La FSA intenta con estas reuniones -el lunes hubo una en la comarca oriental y en los próximos días se repetirá la convocatoria en el occidente- enfriar los ánimos y aproximar a una mayoría del partido hacia la abstención que Fernández y la gestora propugnan en el ámbito nacional, pero que entre las bases, y Asturias es una buena muestra de esa discrepancia entre cargos y dirigentes y militantes, cosecha mucho rechazo. En la cita de ayer se pudo ver a consejeros y diputados sentados en las primeras filas, con el secretario de Organización, Jesús Gutiérrez, presidiendo la reunión acompañado por el portavoz parlamentario, Fernando Lastra; el consejero de Presidencia y portavoz del Ejecutivo regional, Guillermo Martínez; y la secretaria de Política Municipal, Elsa Pérez.

Más de cinco horas de debate evidenciaron que hay dos posturas aparentemente irreconciliables. Atendiendo al peso político y al número de militantes, el 'no es no' se impone. En esa tesis están las agrupaciones de Siero, Langreo, Laviana, San Martín del Rey Aurelio, Corvera y Castrillón. Un recuento que deja ver, entre otras cosas, que la dirección del PSOE tiene un serio problema en las cuencas, donde el rechazo a Rajoy, que en estos años de gestión ha aplicado severas políticas de recorte sobre el carbón y los fondos mineros, es muy fuerte. De hecho, Langreo expresó su oposición a la abstención a través de una carta puesto que a la misma hora la agrupación celebraba su asamblea local, con gran asistencia de militantes y apuesta por un 'no' rotundo y sonoro al PP.

Frenar el paso al PP

En esta misma posición de frenar el paso a los populares, con el argumento de que no se pueden permitir otros cuatro años de un gobierno que ha aplicado severos recortes a los sectores más desfavorecidos de la sociedad y que está manchado por la corrupción, están también otras agrupaciones de menor tamaño como Salas, Belmonte o Noreña. La asamblea de Gijón ya expresó el domingo su opinión mayoritaria de veto a Rajoy, si bien el criterio personal mostrado por el actual responsable de la agrupación, José María Pérez, es el rechazo a la celebración de otras elecciones.

Hay organizaciones locales que se mantienen a la expectativa. Oviedo, por ejemplo, celebra su asamblea el lunes, si bien su líder y alcalde, Wenceslao López, ha expresado en público sus reticencias a favorecer un gobierno del PP. Los afines a Pedro Sánchez dan por hecho que en esa cita la capital se decantará de su lado. Mieres también está a la espera de su asamblea y luego se produjeron circunstancias curiosas, como el hecho de que la secretaria general de Lena interviniese a favor de la abstención y el portavoz, en defensa del 'no'.

A partir de ahí, fueron mayoría, en número, los representantes de las agrupaciones del área central que se mostraron favorables a tolerar con la abstención un ejecutivo encabezado por Rajoy, con Avilés como organización más representativa. Se escucharon llamamientos a la responsabilidad y el sentido de estado y a la necesidad de desbloquear la situación después de casi un año de parálisis política con un gobierno en funciones.

Una posición que verbalizó el portavoz en la Junta General del Principado. «Hay muchas cosas que cambiar y reformar y el PSOE tiene la oportunidad de hacer útiles sus 85 diputados», apuntó Lastra, que redujo a dos las opciones posibles: «Repetir elecciones o permitir un gobierno en minoría y hacer una oposición seria y rigurosa desde la que construir una alternativa».