El Comercio

Partidarios del 'no' quieren un comité autonómico para debatir la postura de Asturias

Fernando Lastra, Guillermo Martínez, Jesús Gutiérrez y Elsa Pérez, en la reunión del pasado martes con agrupaciones locales.
Fernando Lastra, Guillermo Martínez, Jesús Gutiérrez y Elsa Pérez, en la reunión del pasado martes con agrupaciones locales. / P. LORENZANA
  • Critican que la decisión sobre la abstención se esté diluyendo en reuniones comarcales para intentar minimizar las voces críticas

El desarrollo de los acontecimientos va dejando un poso de profunda división en el PSOE regional. Cala la sensación de que mientras la dirección del partido, sus cargos políticos e institucionales, defienden una abstención que permita gobernar a Mariano Rajoy, una mayoría de la militancia se mantiene instalada en el 'no es no' que hasta hace unos pocos días enarbolaba Pedro Sánchez. Las reuniones comarcales que la cúpula de la Federación Socialista Asturiana viene manteniendo esta semana con responsables de las agrupaciones municipales apuntalan esta contradicción. Son más, en número, las organizaciones locales que por boca de sus responsables se posicionan a favor de tolerar un gobierno del PP, pero acumulan un mayor peso político y también más afiliados aquellas que están en una posición de rechazo. Los partidarios del 'no' consideran que la FSA ha optado por esta fórmula de encuentros comarcales para diluir el debate y minimizar el impacto de las voces críticas y piensan que el lugar idóneo para abordar esta cuestión sería el comité autonómico, máximo órgano entre congresos.

«Pero no lo convocan porque saben que allí no tendrían el control», anota un socialista que se mantiene en el 'no' rotundo a Rajoy y que es muy crítico con la forma en el que partido está gestionando la situación. «En un comité autonómico las voces críticas serían más y tendrían mucho más eco y la posición oficial se vería mucho más debilitada», razona. Al fragmentar el debate por comarcas, apunta, todo es «más fácil de gestionar» por parte de la FSA y la controversia se minimiza.

Pero más allá de que en una suma estrictamente numérica sean más las agrupaciones, o al menos sus dirigentes porque en muchos casos no se han convocado asambleas, que asumen las tesis de la gestora que pilota Javier Fernández y de la Federación Socialista Asturiana, es un hecho que aquellas organizaciones locales con más poder y mayor militancia no se han movido un ápice de la posición de rechazo al PP. En Gijón, Langreo o Laviana, las reuniones de afiliados han terminado con un apoyo mayoritario al 'no es no'. Ese mismo criterio se defiende en San Martín del Rey Aurelio, Corvera o Castrillón, por citar algunos de los concejos donde los socialistas tienen mayor implantación.

En el cortísimo plazo, con vistas al previsible viraje desde el 'no' hacia la abstención que dará el comité federal del PSOE que se reunirá posiblemente el día 23, esta división no supone un problema porque el apoyo orgánico e institucional a esa estrategia es amplio. El problema vendrá cuando, superado ese escollo, lleguen las batallas por el poder. Cuando se convoque el congreso que deberá elegir al futuro secretario general del partido, primero en el ámbito estatal y luego en Asturias. Se augura ruido de sables si para entonces continúa abierta la fractura que se atisba hoy y el sector contrario a la estrategia de la actual dirección conserva su pulso y efervescencia, con el apoyo de buena parte de la militancia que hoy ve con desazón que se permita ocupar a Rajoy otros cuatro años el sillón presidencial. Pero esa será otra batalla.

Recogida de firmas

Hasta que llegue ese momento queda aún mucha tela que cortar. Hay pendientes dos reuniones de la dirección de la FSA con dirigentes locales en el occidente costero y en el interior, esta semana. A principios de la que viene, el lunes, celebrarán asamblea dos agrupaciones potentes, Oviedo y Mieres. Y en paralelo se impulsan recogidas de firmas para, desde una posición de discrepancia con la abstención que propugna la gestora, solicitar la celebración urgente de un congreso extraordinario y la convocatoria de primarias para la elección de un nuevo secretario general. Izquierda Socialista, una corriente interna del partido, es la que promueve esta iniciativa, a la vez que ha solicitado una reunión al secretario de Organización de la FSA, Jesús Gutiérrez, para analizar la situación.