El Comercio

«El deterioro de mi marido es tal que llegó a decir que iba a ir de número 3 de Pedro Sánchez»

María Jesús Iglesias, a las puertas del HUCA.
María Jesús Iglesias, a las puertas del HUCA. / Damián Arienza
  • María Jesús Iglesias, esposa de José Ángel Fernández Villa, insiste a las puertas del HUCA, donde este permanece ingresado, en que su marido no está fingiendo una demencia. Está «paranoico» y «a su bola»

La esposa de José Ángel Fernández Villa, María Jesús Iglesias, ha insistido hoy en el deterioro congintivo que sufre su marido y que le impidiría someterse a un juicio para averiguar el origen de los 1,2 millones de euros regularizados en la amnistía fiscal por el ex secretario general del SOMA.

Iglesias hizo estas declaraciones en una charla informal con la prensa a las puertas del HUCA, donde su esposo permanece ingresado en medicina interna después de que en la noche del miércoles sufriera un desvanecimiento en su casa. Al bajar a fumar un cigarro, aprovechó para insistir en que el desgaste de Villa es tal que es incapaz de mantener «una conversación coherente». Asegura que su marido, que escucha mucho la radio, se altera notablemente cuando escucha noticias sobre el PSOE. Llegó a hacer afirmaciones «tan poco lógicas» como que en las anteriores elecciones iría de número 3 de los socialistas en la lista de Pedro Sánchez, explicó. Además suele acusar a su familia «tenerlo encerrado» porque está «paranoico, a su bola».

Por todo ello, María Jesús Iglesias volvió a lamentar que, ante el evidente deterioro de su marido, haya quien siga dudando y afirme que está fingiendo una demencia. Según apuntó, están a la espera de los informes médicos para conocer el motivo por el que sufrió un desmayo el exsindicalista, quien ni siquiera es «consciente», añadió, de que tiene que someterse a una nueva prueba sobre su salud.