El Comercio

El ingreso de Villa no supone un obstáculo para someterse al examen médico pendiente

José Ángel Fernández Villa, en una imagen de archivo.
José Ángel Fernández Villa, en una imagen de archivo. / EFE
  • La defensa podría aportar los informes como nuevas pruebas, pero no sustituyen la exploración independiente solicitada por la acusación

El ingreso de José Ángel Fernández Villa en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), donde permanece convaleciente desde que sufriera un desvanecimiento en su propio domicilio en la noche del pasado miércoles, no tiene por qué afectar al proceso judicial en el que está inmerso ni tampoco suponer un obstáculo para que el exsindicalista se someta al examen médico pendiente.

Varias fuentes judiciales consultadas por este diario explican que la decisión de la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Oviedo de someter al exdirigente sindical a una exploración neurológica por parte de un especialista en la materia propuesto por el SOMA (que ejerce como acusación tras denunciar a quien fuera su secretario general durante décadas por un presunto delito de apropiación indebida) es firme desde el minuto en el que, después de varios recursos, la Audiencia Provincial dio el visto bueno definitivo. Que la jueza que instruye el caso se retracte a tenor de los últimos acontecimientos es, opinan diferentes fuentes, altamente improbable. Máxime, después del interés demostrado por la magistrada por esclarecer este asunto que está suponiendo un freno importante para la instrucción del caso al detectarse versiones contradictorias al respecto.

El ingreso sí podría retrasar este examen médico si el acusado se encontrara hospitalizado en el momento de celebrarlo, pero teniendo en cuenta que no existe aún fecha establecida para ello, es una cuestión que no parece probable.

Estas mismas fuentes comentan también que las pruebas médicas que le están haciendo en el hospital estos días y los informes de los especialistas que se redacten como consecuencia de la recaída sufrida por el imputado -ahora investigado- podrían ser aportados por su defensa si lo considera oportuno para tratar de demostrar el grado de deterioro cognitivo que padece su cliente y que, según su familia, le impide declarar ante un juez con todas las garantías procesales. Igual que, el resto de las partes o el propio juzgado, pueden también reclamar esta misma documentación si lo entienden pertinente. No obstante, ninguna prueba ni examen médico que se pueda realizar con motivo de este ingreso podría sustituir la exploración solicitada por la acusación por parte de un neurólogo especialista en demencias y de reputado prestigio, procedente de Galicia, para dotar al examen médico de mayor independencia.